Muchos –me incluyo- determinamos con pavor y adrenalina que...