Cada espía tiene lo suyo. En un extremo está...