Cena para 2

Escrito en Comida saludable el febrero 5, 2014

“No mi vida, no es que se me haya pasado el 14 de febrero. Lo que sucede es que es tanto el amor que siento por ti que me pierdo en mis pensamientos y olvidé reservar en un lugar especial. Pero toma, justo te cambié esta plancha con los puntos de la tarjeta y voy por un menú al chino de la esquina”.

Mal jugado, galán.

Para todo el resto del mundo que sí merece vivir o tener a alguien al lado, procedo a dar un par de ideas para hacer un lindo y rico picoteo indoor, cuando el tiempo o las energías no dan o bien quieren simplemente disfrutar de la comodidad del famoso nidito de amor.

Nos fuimos entonces con alternativas sencillas pero que salen un poco de lo tradicional, no vaya a ser cosa que nos compliquemos la existencia y efectivamente terminemos comprando 2 porciones de arrollado al lado del Romeo antes mencionado.

ostras

Las ostras, el clásico de clásicos: Algunas bien frescas con una copa de espumoso, algunas otras al horno. Intenten poner un poco de queso azul en cada una y las dejan unos 10-15 minutos. El resultado es atómico.

Enrrolladitos: Un choricillo envuelto con un poco de tocino, y sobre ellos, también enrollados, una tira de masa de empanadas (la venden lista en supermercados). Al horno hasta que selle todo y se dore la masa, y listo.

Quesos: Siempre es bueno tener algunos a mano, o bien comprar algún surtido. La gracia es poner al lado algo que lo acompañe y verán lo bien que queda mezclándolos, como trozos de manzana verde, dulce de camote o de membrillo.

Tártaro de salmón o de vacuno: Cortamos en cubos pequeños el filete de salmón o de vacuno, agregamos aceite de oliva, sal, pimienta, jengibre, zeste (ralladura) de un limón, una cucharada de salsa de soya y otra de mostaza. Revolvemos y servimos sobre tostadas.

Champiñones rellenos: Compra de los más grandes, les sacas los troncos y estos últimos los picas en cubitos, mezclándolos con trocitos de tomate, jamón serrano, un poco de ajo, aceite, sal y pimienta. Luego, pon los champiñones hacia arriba como si fuesen una taza, los rellenas y llevas al horno. Puedes agregar un poco de queso de cabra si quieres.

Cebolla caramelizada al vino tinto: Tremendamente fácil y rico: cebolla cortada en juliana al sartén, agregas vino tinto y un poco de azúcar para que se caramelice. Ocupa mini tostadas con un poco de ricota o similar en la base, y pones la cebolla sobre ella.

Queso crema y pimentón: Ya que aprendimos a caramelizar, hacemos lo mismo con un tarro de pimentones en conserva: azúcar y al sartén hasta que todo espese. Luego, vierte todo sobre queso crema y queda listo para untar. Otra opción es hacerlo con salmón ahumado y pimienta fresca, lo importante es arrancarse del famoso Philadelphia con soya que tan manoseado que está, sumándole a eso que un grano de sésamo entre los dientes no se verá muy romántico que digamos.

Empanaditas: Compra la masa hecha del super, ojalá de hojaldre, y la rellenas con lo que quieras: atún con crema y orégano, espinacas con crema, choclo queso… Y si te aventuras a sabores menos conocidos, trata con pera y prietas o un pino de piures. La cosa es crear, rellenar y darle unos 15 minutos en el horno y estarán listas.

¿Y para beber? Aventúrense en la coctelería. Para evitar que el espumoso haga efecto muy rápido, se pueden armar mimosas (espumoso + jugo de naranja), o bien bellinis (lo mismo pero con duraznos).

Además no nos olvidemos que tenemos a la sandía, la reina de la temporada, que con jugo de limón de pica y algún licor más espirituoso nos dará tragos frescos, ricos y fáciles.

¡Chin Chin!