Telefonofobia ¿También la padeces?

Escrito en Android el agosto 3, 2016

Recuerdo que cuando se generó el boom de los celulares en nuestro país, aún estaba en el colegio y mis viejos discutían si era prudente o no que yo usara uno. Día a día moría de envidia al ver a mis compañeros y amigos que llegaban con los últimos teléfonos. Por esos años, que tuviera tapita o juegos los convertían en objetos de deseo, que si ahora los miramos, poca o nada gracia tenían.

Por esos años también se llevaba a cabo otra batalla, la de los minutos. La idea era ofrecer la mayor cantidad de minutos (primero a la misma compañía, luego a todo destino) por el menor precio. De esa forma, el “yo te llamo” o “ a mí me quedan minutos” se convertían en frases cada vez más comunes. Así estuvimos mucho tiempo, en ocasiones hablando solo para “gastar” los minutos, hasta que la llegada de nuestros queridos, apreciables e inseparables smartphones cambió todo el panorama.

que es la telefonofobia

Con el pasar de tiempo, dejamos de preocuparnos por los minutos, para qué hablar de los SMS. Sí, aunque no lo creas, antes con nuestros teléfonos también mandábamos mensajes de texto que costaban $50, mientras que ahora nos enfocamos en los megas descontados o cuantos gigas trae nuestro plan. Pero ¿qué acarreó todo esto? Que sin darnos cuenta, dejáramos de hablar por teléfono, ahora toda interacción con nuestro dispositivo móvil se remite a comentarnos en Facebook u otra red social, mandarnos gifs, fotos, videos o a lo más grabar una nota de audio en WhatsApp, algo que para los que son más tímidos, también les hace ruido.

Pero esto va mucho más allá y podemos identificar algunos “síntomas” que nos hacen pensar que este tipo de fenómeno puede ir aumentando con el pasar de los años, sumado a la penetración de los smartphones en nuestra vida. Tanto así, que ya fue tipificada clínicamente como una fobia o trastorno de ansiedad.

Aquí van algunos factores que están influyendo:

Inseguridad

Muchas veces nos sentimos inseguros respecto a nuestras conversaciones telefónicas. Podemos estar hablando de la historia del año, y no estamos seguros si el receptor está prestando atención o nos está poniendo cara de aburrimiento. Este sentimiento es uno de los que más pesa en las personas que dejaron de contestar el teléfono y a su vez son felices cuando reciben un mensaje avisándoles que tienen una llamada perdida. Lo que viene después es el clásico mensaje vía WhatsApp preguntando “¿Me llamaste?, no alcancé a contestar…” ¡Mentira!

Poca habilidad social

La conversación por teléfono muchas veces puede fluir naturalmente, más aún si es con nuestros amigos o familiares, sin embargo hay otras situaciones incómodas que son desagradables de afrontar, por ejemplo, los incómodos silencios, cuando no sabes qué decir o tu interlocutor se quedó sin palabras. En resumen, es el miedo a no saber qué decir. 

padeces de telefonofobia

Distracciones

Generalmente, en nuestro día a día estamos atendiendo varias cosas a la vez, por lo que nuestra concentración suele ser muy frágil. Para muchas personas, las distracciones son impedimentos para entablar una conversación telefónica, lo que se traduce en ansiedad y rechazo. El distraerse, no saber qué decir o peor aún, pedir que te repitan lo que dijeron porque no escuchaste, son algunos de los motivos por los que cada vez más personas están evitando contestar su celular. Su pensamiento es ¿para qué hacerlo si existen otras vías para comunicarse?

Poner fin a la llamada

Aunque suene un poco loco, el cortar una llamada también puede generar ansiedad y a largo plazo, rechazo a la hora de hablar por teléfono. El “corta tú, no corta tú” es todo un tema para las personas que no están acostumbradas a interactuar con otras telefónicamente, más aún si no son sus familiares o amigos. Este punto está directamente relacionada con la falta de habilidad social, que se ve reforzada con el uso de nuestros teléfonos inteligentes.

Ahora que lo sabes, haz el ejercicio y piensa en cuantas veces has dejado de atender una llamada, ya sea porque es de un número que no tienes registrado o simplemente porque prefieres que quede como llamada perdida, para luego enviarle un whatsapp para consultar, qué quería.

Como ven, cada vez es más común que evitemos hablar por teléfono en pro de usar otros canales o aplicaciones de mensajería, que nos permitan realizar la misma acción, sin llegar a establecer una conversación hablada.

Y tú ¿eres de los que prefiere hablar o enviar un mensaje?