3 diciembre 2014

Streaming de música por Internet: ¿adiós CDs y MP3?

Atrás parecen haber quedado los tiempos en que el usuario debía entrar a Internet, descargar su música preferida desde algún rincón oscuro de la red, tomar dichos archivos MP3 y cargarlos a su reproductor de bolsillo. O más aún, cuando era necesario quemar nuestra música en un CD o adquirir una copia original del álbum de nuestro artista favorito.

 Porque la industria de la música ha cambiado y los nuevos servicios de Internet son los grandes responsables de aquello, siendo la tendencia reinante el streaming de música a través de la red. ¿Pero qué significa en rigor la palabra “streaming”?

Streaming viene del inglés “corriente” o “transmisión”, siendo el término utilizado actualmente para referirse a la transmisión en tiempo real de datos desde Internet hacia nuestro teléfono móvil, tableta o PC. Así, en lugar de reproducir un archivo grabado en nuestro disco duro, accedemos a plataformas que se ubican en la nube de Internet y nos van entregando el contenido a medida que lo solicitamos en tiempo real, sin dejar nada en la memoria interna de equipo.

La idea es similar a lo que ocurre con la radio, sin embargo, mediante servicios como Spotify, Rdio, Deezer y muchas otras, accedemos a catálogos que podemos reproducir en el orden que queramos, las veces que se nos plazca. Dichos catálogos incluyen álbumes completos, aunque también podemos pagar por el derecho a escuchar listas de reproducción creadas por la empresa proveedora y que generalmente se adecúan a los géneros musicales de moda.

En definitiva, realizar streaming de música en línea significa pagar una cuota mensual de dinero por acceder al catálogo que cierta empresa tenga disponible para los usuarios, donde podemos reproducir las veces que queramos álbumes completos o música nueva sin pagar otra vez, así como tampoco es necesario descargar y guardar en la memoria interna los archivos MP3. Sólo hay que tener una conexión a Internet estable y el servicio hace el resto.

 Las mejores plataformas: Spotify, Rdio y Deezer

Spotify se ha levantado como uno de los servicios más utilizados por quienes gustan del streaming, ofreciendo un catálogo con más de 20 millones de canciones que están a disposición del usuario pagando una cuota mensual de diez dólares para acceder a todas sus características.

Esto incluye soporte para escuchar en un PC mediante el navegador web, un cliente para Windows, Mac o Linux, y por supuesto aplicaciones móviles para dispositivos con sistema operativo Android de Google o iOS de Apple.

Un servicio similar es el que presta Rdio, el cual entrega un catálogo de 20 millones de canciones a las que se puede acceder de forma ilimitada mediante un PC pagando cinco dólares al mes. Pero si estamos dispuestos a cancelar diez dólares mensuales, también hay soporte para la reproducción ilimitada en móviles con Android, iOS, BlackBerry y Windows Phone. Su ventaja es que ofrece un formato de “estaciones de radio” que agrupan los títulos por género, siendo muy fácil descubrir sonidos nuevos a cada instante.

Finalmente, Deezer es una de las plataformas más maduras gracias a su catálogo de 30 millones de canciones, ofreciendo al igual que el resto, reproducción ilimitada, acceso a listas de reproducción automáticas basadas en diversos criterios, creación personalizada de listas de reproducción y conectividad con redes sociales.

Tal como Spotify y Rdio, Deezer también permite descubrir música nueva gracias a listas inteligentes y clasificación por géneros que nos van entregando títulos novedosos que se ajustan a nuestras preferencias e historial de escucha. Y en precios las cosas tampoco son muy diferentes: hay que pagar entre cinco y diez dólares mensuales para acceder a la reproducción ilimitada y todas las funciones posibles.

Así, nos encontramos con tres alternativas sólidas a la hora de entrar al mundo del streaming de música por Internet, un servicio que ha llegado para solucionar el problema de encontrar música por Internet y que facilita al usuario la tarea de escuchar sus canciones favoritas y descubrir otras nuevas, ahorrándonos la necesidad de bajar desde la red archivos MP3 y ordenarlos en miles de carpetas, lo cual además evita la piratería.

Y es que los beneficios son muchos, por eso hay que explorar cada servicio y quedarse con el que tenga el mejor catálogo según nuestros gustos, necesidades y disponibilidad de presupuesto mensual.

 

Juan Pablo Oyanedel

Compartir

LG OLED TV

LG NanoCell TV

LG InstaView

LG TWINWash

LG Serie G

Telvisores OLED de LG

Negro absoluto, colores perfectos

VER MÁS

@MundoLG

¡No te pierdas nuestras últimas actualizaciones!