El Rey León 3D: La cigüeña Bitsi Babá

Escrito en cine el agosto 30, 2011

No sé qué le pasa a Hollywood que tiene que andar haciendo remakes de todo. ¿No se les ocurre nada nuevo acaso que ni siquiera dejan en paz a las cosas más sagradas de la infancia, y tienen que hacerlas de nuevo? Por lo menos este remake de El Rey León es igualita a la antigua, y ni siquiera tocaron las canciones, incluso el elenco es el—Nah, estoy molestando oh. Esta es la misma película de El Rey León que hemos visto siempre que se reestrena tal cual en los cines chilensis este jueves y en 3D (fanfarria).

Repito, no es remake. Esta es la película antigua original que se hizo en la época en que Hollywood tenía imaginación y no copiaba nada, porque Kimba el León Blanco es de los sesenta y de Japón, y nada que ver con Simba. Kimba además era de un león que intentaba salvar a su pueblo africano siguiendo las enseñanzas de sus padres muertos, que veía como fantasmas en el cielo, y era blanco, o sea, completamente distinto.

Pero no sé para qué pierdo el tiempo contándoles de qué se trata El Rey León si todos la conocen, porque es MAESTRA. Bueno en caso por si no se acuerdan, les cuento igual: El Rey León parte con un compadre pegándose el medio grito en África, anunciando que ha llegado la cigüeña baba bitsi babá. Después del gritito empieza el desfile de animales que van a ver a la guagua leona, porque en esa época no había Facebook para postear fotos del recién nacido morado arrugado. Esta técnica para mostrar la guagua era mejor encuentro yo porque por lo menos uno podía sociabilizar con los demás y tomar aire, aunque igual hay mucho invitado y parece naufragio del Arca de Noé.

Hay elefantes, pavos reales, hormigas, incluso esos animales que se paran en dos patas y miran el horizonte que no tengo idea cómo se llaman pero que gracias a esta película serán siempre conocidos como “Esos que salen al principio de El Rey León”. Nadie lleva regalo pero da lo mismo, porque la guagua es príncipe y tiene el futuro asegurado y en verdad todos le hacen reverencia incluso las cebras, pero es de puro miedo, porque el rey león es como El Padrino de África. Igual es tierna la escena y aparece Rafiki (Tom Hagen) y abraza al rey león papiche y después Rafiki muestra la guagua y queda la grande, aunque en la distancia debe verse un puro puntito, pero todos aplauden igual, como en el concierto de Madonna.

Mientras el Simba crece y se transforma en un péndex apestoso, su tío Scar (pato malo) empieza a planear cosas mala onda, porque es resentido social y quiere ser rey el perla. Se hace amigo de las hienas flaitongas, y un día leyendo Hamlet se le ocurre matar a su hermano el rey, echar al príncipe cascando y quedarse con el trono. Así que se engrupe al Simba y lo deja al medio de la calle justo antes de que pase una estampida de setecientos millones de antílopes. Después va el rey león papiche parte a salvar al hijo y no les quiero arruinar lo que pasa, pero digamos que por lo menos de ahora en adelante Simba va a ahorrarse los regalos del día del padre. También va a llorar cuando vea el comercial de Clos de Pirque y cuando escuche “Mi viejo” de Piero, pero eso no más les voy a decir.

Lo peor de toda esta parte es que uno SABE lo que va a pasar, pero igual da terrible de pena, y uno queda ahí con el nudo en la garganta más grande que Hussein. Y también te encargo llorar con los lentes 3D, porque se empañan y es imposible pasar piola porque hay que sacárselos para secarse las lágrimas, por lo que me han contado. La cosa es que el tío Pato Malo le tira las hienas flaitongas al Simba, y el pobre tiene que escaparse al desierto, y ahí conoce a Timón y Pumba, que son un jabalí cabezón igual a mi tío Jote, y un hurón o qué sé yo.

Timón y Pumba, ustedes saben, los que dicen cosas chistosas, se comen al elenco de A Bug’s Life y cantan “Hakuna-Matata”, para promover la irresponsabilidad infantil y hacer que Simba se olvide de su viejo. O sea, las malas juntas. Un día los tres caminan por un tronco y a Simba le crece la melena, y después aparece la pololi de Simba a ponerle caritas. También aparece el mono Rafiki todo feliz a mandarse un Yoda con Simba para entre en razón, y entre todos intentan convencerlo de que vaya a pelear con el tío Pato Malo, porque tiene la grande. Vieran la media crisis que hay en el reino por culpa del gobierno del tío Pato Malo. Es tan pésimo rey el compadre, que están todos con hambre y hasta se secó la selva porque vieran el peladero flaite que es el reino.

Y como no quiero contarles toda la película se las voy a dejar hasta ahí no más. En todo caso si son inteligentes yo cacho que ya dejaron la lectura y ya van camino a comprar sus entradas, porque ver esta cuestión en el cine es LO MEJOR. Yo no sé ustedes, pero creo que la he visto diez millones de veces, y así y todo sentí que la estaba viendo por primera vez y me emocioné caleta. Tuve que morderme la lengua para no ponerme a cantar, además, porque obvio que todos se saben todas las canciones, ¿sí o no?

El 3D es bacán además. Se ve increíble la cuestión y las mejores partes son esas donde hay muchas capas de cosas como la escena al principio en que se ven todos los pájaros desde el cielo, o la estampida de setecientos millones de antílopes, o cuando se ven los paisajes. Los personajes se ven medios cuáticos a veces porque es obvio que son dibujos planos con 3D mula, pero filo. Vale la pena. Así que si son de otro planeta y nunca han visto esta película, partieron. Y si ya la vieron saben que es de esas que uno se puede repetir mil veces así que partieron también. Allá nos Belmont. Ah y recuerden la moraleja, cabros: La vida es un ciclo sin fin, Hakuna-Matata, viscosos pero sabrosos, etc. OBRA MAESTRA. Novecientos billones de estrellas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6fvEVgY1mvU[/youtube]