Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
1

¡Crítica maestra! ¡Terminator: Genisys! ¿Qué tal?

02-07-2015
(También conocida como) T2 II: El Día de la Jubilación. Second Rise of the Machines: I’ll Be Back Forever. The Sarah Connor Chronicles 2: La Otra Comadre de Game of Thrones. John Connor Begins: Edward Furlong y Nick Stahl Siguen Cesantes. Terminator 5: Basta Ya. Cuenta la leyenda fliméfila que el peliculasta James Cameron estaba

1

(También conocida como)
T2 II: El Día de la Jubilación.
Second Rise of the Machines: I’ll Be Back Forever.
The Sarah Connor Chronicles 2: La Otra Comadre de Game of Thrones.
John Connor Begins: Edward Furlong y Nick Stahl Siguen Cesantes.
Terminator 5: Basta Ya.

Cuenta la leyenda fliméfila que el peliculasta James Cameron estaba con fiebre un día en cama, y tuvo una pesadilla en la que veía un esqueleto metálico salir de una bola de fuego con la firme intención de matarlo. Cuático. Se asustó tanto con el sueño el compadre que apenas despertó empezó a escribir la película que se convertiría en The Terminator. Esto es cien por ciento verdad, lo cuenta en el Making Of. Después otro día le dio fiebre de nuevo y soñó que unos pelmazos sin talento salían de una bola de fuego copiado, con la firme intención de matar el buen recuerdo de las películas The Terminator y T2: Judgement Day, pero esta vez James Cameron no escribió ninguna película y se dedicó a encender los habanos de oro que se compró en Atlantis con billetes de un millón de dólares. O sea, cómo les explico, el compadre hizo Titanic y Avatar, tiene más plata que Tony Stark el día de la devolución de impuestos.

Para los que no se acuerdan, el Terminator es un robot diseñado para infiltrarse entre los humanos y pasar desapercibido, modelado a imagen y semejanza de la persona más piola y desapercibida del planeta: Schwarzenegger. Como en el futuro está la escoba con la guerra Humanos vs. Máquinas, las máquinas maleteras deciden hacer trampa y mandar un Terminator al pasado a pitiarse ni más ni menos que a Sarah Connor, la mamá de John Connor, el salvador de la humanidad, y por eso tiene las iniciales J.C., que son las iniciales de ese otro salvador famoso de la humanidad, James Cameron.

Antes de destruir la máquina del tiempo (*), los humanos consiguen mandar a un soldado para que proteja a Sarah Connor, y el compadre resulta ser un héroe porque no solo la salva sino que además la deja embarazada de, adivinen quién, John Connor. O sea que si los robots querían ganar la guerra, bastaba con no hacer absolutamente nada y quedarse de fierros cruzados porque el John Connor se iba a borrar solito de la existencia, a lo McFly. Moraleja: La mejor estrategia de batalla es no hacer nada.

TG06

Las secuelas

Para Terminator 2 las cosas se complicaron, porque pese a que habían destruido la máquina del tiempo (*), las máquinas maleteras consiguieron mandar al pasado a un robot asesino mucho más avanzado, esta vez a matar a John Connor cuando era péndex. Ahora los humanos no necesitaban fecundar a nadie, así que mandaron un modelo Schwarzenegger para que protegiera al cabro chico, y entre medio de las peleas a Sarah Connor (que ahora es una loca brígida con músculos) se le ocurre devolverles la mano a las máquinas y hacer trampa, así que van y matan a la mamá de Skynet antes de que dé a luz el microchip con el serial que crackeará finalmente el Día del Juicio, o algo así. Así que todo bien, el futuro está ok. Nos salvamos, pongan Guns N’ Roses.

Ah, pero sorpresa: no. Pese a que habían destruido la máquina del tiempo (*), los robots envían dos Terminators nuevos a matar esta vez a la profesora de octavo básico de John Connor para evitar que le regale el libro Papelucho y los Robots Maleteros, que fue la obra que lo inspiró a meterse a soldado. La verdad es que no me acuerdo mucho de esta Terminator, pero salía una Terminatora sexy y en una escena Schwarzenegger usa lentes de vedetto. Después hicieron otra Terminator que transcurría en el futuro y John Connor se hacía amigo de un cabro chico que en realidad era su padre, y el Día del Padre lo invitaba a tomar helado, y había un robot que no sabía que era robot, y era todo rarísimo. Lo que estoy tratando de decir es que no se metan con los viajes temporales, cabritos. Puede quedar la grande.

Terminator: Genisys

Bueno ahora por fin se estrenó Terminator: Genisys, el último intento de Hollywood por transformar las películas de Terminator en una nueva saga a lo Marvel, siguiendo el ejemplo de películas como Star Trek y X-Men: Days of Future Past que usaron el viejo truco del viaje temporal para aplicar borrón y cuenta nueva, también conocido como el truco “No pregunten: ¡Viaje temporal! ¡Universo paralelo! ¡Blablabla no escucho preguntas!”. El ejemplo que no siguieron de esas películas es el más importante en mi opinión: Que les quedara buena. Sorry, Terminator Genisys.

Todo parte con un nuevo compadre haciendo de John Connor de manera que a uno le importe todavía menos lo que le pasa al personaje. Estamos en el futuro y está la grande, porque los humanos se la están jugando en una gran batalla pulenta que va a terminar destruyendo a los robots de una vez por todas, para que todos vivan por fin felices en ese mundo en ruinas radiactivo donde siempre es de noche y las calles están pavimentadas con cráneos humanos. O sea, lo que estamos viendo es lo que pasa en el futuro antes de la película The Terminator. ¡Vamos a ver cómo funciona la máquina del tiempo! ¡Y cómo se les ocurrió viajar en el tiempo!

TG02

Lamentablemente tengo que informar que toda esta secuencia es pulenta, pero EN TEORÍA. Porque padece de la misma enfermedad conocida mundialmente como Obi-Wan-Kenobitis. Yo les explico. En Star Wars (1977), el viejito Obi-Wan Kenobi cuenta la historia de lo que pasó con el Vader. Cuenta que fueron amigos, que lucharon muchas batallas juntos, etc. Es una escena muy corta, donde no da ningún detalle y es hermoso porque uno se pasa cualquier rollo y se imagina cosas increíbles. Después llegaron las precuelas donde MOSTRABAN todo eso que el viejito contó en medio minuto y PLOP. Fomísimo. Con el relato del Jedi bastaba y sobraba. Bueno acá pasa exactamente lo mismo con la batalla contra las máquinas, el liderazgo de John Connor y las circunstancias del viaje temporal. Como Obi-Wan, son cosas que nos cuenta Kyle Reese en medio minuto, mientras arranca con Sarah Connor. ¡Con eso bastaba y sobraba! Tal como las precuelas de Star Wars, acá uno está feliz porque va a ver algo que solo había escuchado en relato… Y PLOP. Fomísimo.

De ahí en adelante las cosas empeoran, cabros. Porque sigue una “recreación” del principio de la Terminator original, pero con otros actores, un doble digital de Schwarzenegger y la sorpresa de que los humanos habían mandado OTROS TERMINATORS ANTES. ¿El resultado? Cuando Kyle Reese llega al presente, Sarah Connor ya conoce todas las manos, anda un T-1000 modelo chino que lo único que sabe hacer es mirar amenazante mientras se le cierran los hoyos de las balas, y Schwarzenegger es chistosito y mátenme. ¿Cómo es que la línea temporal está tan revuelta? La respuesta es muy simple, amigos (*).

Les juro, no quiero ponerme muy técnico con detalles de astrofísica espacio-temporal pero esta película tiene menos sentido remake de Memento por David Lynch con Alzheimer. Y no crean que los peliculastas no tratan de explicar las cosas, al contrario. Esta debe ser la película con más personajes explicándose la trama mutuamente durante todo el metraje de toda la historia del cine. Les juro, faltaban dos minutos para que terminara y los personajes todavía están métale diciendo que deben detener a Genisys antes de que se active la reacción en cadena que terminará en el nacimiento de personaje X que a su vez viajará en el tiempo para activar el protocolo del modelo original que de otra manera jamás habría conseguido el nacimiento de zzzz (*). A continuación, cinco cosas con viajes temporales que tienen más sentido que todo Terminator Genisys:

a) Cualquier capítulo de Futurama, incluyendo ese en que Fry resulta ser su propio abuelo.
b) El segmento en que Homero va al pasado con el tostador y mata los dinosaurios y al final todos quedan con lenguas de reptil.
c) El sueño que tuve en que viajaba en el tiempo para evitar que Chespirito se enamorara de Doña Florinda para que el elenco original jamás se separase.
d) Remake de Memento por David Lynch con Alzheimer.
e) Esta crítica.

TG04

Más problemas

Lo peor es que las pifias no solo se limitan a los enredos temporales, cabros. Si fuera eso pero los personajes salvaran, la acción se sentiría mucho más emocionante y a uno le daría lo mismo, pero hay detalles que la hacen imperdonable, partiendo por lo distintos que son todos los personajes. Si se acuerdan en la original Kyle Reese era un soldado que estaba al borde de la demencia. No sabía dónde estaba, no entendía nuestra época, les contaba a todos sus historia como predicador loco. El compadre era un héroe justamente porque su contienda era tan desigual, y se notaba que venía de un futuro que lo había dañado mucho más que sus cicatrices. En el fondo el compadre era un veterano de guerra todavía en guerra. ¿El Kyle Reese de esta película? Se comporta como personaje de comedia romántica, lo juro sobre la tumba de mi Primo Feto. Echa la talla, el viaje temporal y la guerra del futuro no tuvieron ninguna consecuencia sobre él, todo mal.

Sarah Connor también es víctima de estos peliculastas que al parecer puro se aprendieron las frases abacanadas de las otras películas y los momentos de acción pulentos, pero nada más. Esta Sarah Connor tiene casi la misma personalidad que el John Connor péndex de T2. Lo pasa bien con su Terminator, tira la talla, no ha vivido ningún horror que la transforme en guerrera brígida, ni tampoco es la víctima que era en la primera película. Entiendo que es distinta porque es una comadre que creció con un Terminator al lado, pero denle algo de personalidad se los suplico por el amor de Skynet. Ah, y por favor, no quiero tener problemas con nuestro matrimonio, así que no le digan a Emilia Clarke que dije esto, pero la comadre actúa pésimo. ¡Pero pésimo! Dice todas sus frases como niñita jugando a hacer películas, las metralletas le quedan grandes, y pucha. La Sarah Connor original le pegaría un puro coleto y la dejaría llorando. Pero no importa igual te amo Emilia Clarke.

Ah,  ¿y saben quién actúa en Terminator: Genisys? J. K. Simmons, ni más ni menos que el J. J. Jameson que se ganó el Oscar por torturar al batero en Whiplash. Cuando apareció no lo podía creer, no porque fuera un spoiler (no lo es), sino porque los tráilers suelen estrujar cuático la presencia de actores ganadores del Oscar. Cuando vi su personaje y su importancia en la película entendí por qué. El loco no salva a nadie, y todo su rol es una cosa que, sinceramente: (*).

Bueno y ahora me lanzo con un par de SPOILERS (que igual salen el tráiler [y el póster]). El personaje de John Connor, interpretado por el hijo en la vida real de Emilia Clarke, Jason Clarke. Como vieron en el tráiler, resulta que el compadre fue completamente derrotado por las máquinas y lo transformaron en un híbrido extraño que viaja en el tiempo por alguna misteriosa razón (*) y que es una mezcla entre el modelo T-1000 y un humano, también conocido como el modelo Terminator T-Windows Vista. Pese a que cuesta creerse este giro personalmente lo encuentro muy jugado y digno de respeto. Aunque no les resultó, sigue siendo el personaje más pensado de toda la película y el mejor actuado (tampoco tenía tanta competencia). Pero como uno no se cree el vínculo entre estos personajes y la mayoría son todos nuevos, qué importa. ¿Se imaginan si en T3 hubiera actuado la Sarah Connor original y de pronto descubre que su hijo John Connor es un T-Windows Vista? ¡Hubiera sido cuático! ¿Acá?: (*)

TG03

Finalmente llegamos a Schwarzenegger. Con todos mis reparos contra todo, debo reconocer que el Terminator Anciano que sufre roboartritis (lo juro) fue lo mejor de la película. Desde T2 que no tengo dramas con un robot tallero y buena onda, pero al James Cameron fue al único que no se le pasó la mano. Todos los demás lo llevaron a territorio apestoso, incluyendo los de esta película. De todas maneras le tuve buena y le compré, pero me dio vergüenza ajena cada vez que repitió alguna frase famosa y miró a la cámara y cerró un ojo. Bueno, no hizo eso pero así se sintió. En mi alma. En lo más profundo de mi alma.

¿Saben cuál es mi veredicto final? Yo creo que a estas alturas pueden deducirlo.

***

(*) Da lo mismo.

***

¡Bonus Track! ¡Preguntas Frecuentes!

¿Es necesario ver las otras Terminators antes de ver esta?
Nah. Si mueren por verla vayan así no más. Yo justo me repetí The Terminator antes y encontré Genisys un millón de veces más mala por eso. Los detalles de la trama tampoco importan porque estos peliculastas tienen 99 problemas pero la coherencia no es uno de ellos. Si quieren cachar todas las referencias tontorronas eso sí, tengan frescas en la memoria The Terminator y T2, pero solo las cosas superficiales. Vean clips en YouTube y están listos.

¿Qué tal el 3D, salva en IMAX?
Hay cosas que ni el IMAX ni el 3D pueden arreglar y una de ellas es Terminator Genisys. La vi ahí y ya leyeron mi crítica.

¿Puedo llevar a mi hijo/sobrino/hermanito/nieto?
Seguro, harta bulla, hartos efectos especiales, y la violencia no impacta porque a nadie le importan los personajes. Si su hijo/sobrino/hermanito/nieto es un robot eso sí, no lo hagan. Esta película es profundamente robofóbica y si no me creen fíjense en cómo reaccionan los personajes cuando John Connor sale del cyberclóset.

Yo tengo una duda. Terminator es un robot, ¿cómo es posible que envejezca? ¡Jajaja, qué tonta la película!
¿No vieron las Terminators originales acaso? Kyle Reese y el mismísimo Schwarzenegger explican que los Terminators están hechos de piel orgánica real, que sudan, sangran, tienen mal aliento, todo. Es lógico pensar que esta capacidad degenerativa incluye el envejecimiento. Si creen que no: Robofóbicos.

Y ahora, el tráiler:

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente