La comida no se bota

Escrito en comida el noviembre 30, 2016

Un tercio de la producción de comida se pierde al año, lo que quiere decir que 1.3 mil millones de toneladas se desperdician anualmente en todo el planeta. Es una realidad trágica, sobre todo si pensamos en la cantidad de gente que muere de hambre en todo el mundo.

De acuerdo a la FAO, en las regiones industrializadas casi la mitad del total de alimento desperdiciado –alrededor de 300 millones de toneladas al año– se debe a que los productores, minoristas y consumidores desechan los alimentos que todavía están aptos para el consumo. Hablamos de una mayor cantidad que la producción total de alimentos de África subsahariana, que por lo demás sería suficiente para alimentar a los cerca de 870 millones de personas que sufren de hambre.

Las consecuencias son variadas cuando hablamos del desperdicio de comida: por una parte están las financieras, pero el uso de la tierra y el agua, la distribución y la mano de obra necesarias para producir alimentos que no son consumidos, es más que importante. Y qué decir de la generación de efecto invernadero que se produce por la descomposición de estos alimentos.

ensalada

Haciendo evidente la situación

La idea de “pérdida de alimentos” considera aquellos que por diferentes razones no fueron consumidos, incluso aunque hayan sido usados con otros objetivos (como por ejemplo para bio energía). Esta pérdida puede suceder en diferentes momentos: durante la producción, luego de la cosecha, en el procesamiento o en las etapas de distribución. Cuando el producto final llega a su destino pero no es consumida, también entra en esta categoría.

Esta realidad es la que levantó la preocupación del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente –UNEP– y la FAO, quienes crearon la campaña Think.Eat.Save (Piensa.Aliméntate.Ahorra), donde se unen esfuerzos para generar consciencia a nivel regional y global. Se buscan, personas, debates e ideas inspiradoras, no sólo de quienes ya están involucrados sino que de todos quienes queramos aportar a esta iniciativa. Todos estamos llamados a ser parte de este cambio de consciencia global.

logo think eat save

En un mundo donde la palabra “sostenible” está en casi todo lo que hacemos, es necesario entender que el desperdicio de alimentos es también parte de la solución para vivir en un mundo más verde.

Manos a la obra

Ya hay personas que están siendo parte del cambio: en la India, después de ver a una mujer revisando su basura una noche, el dueño de un restaurant decidió donar la comida que le sobraba. Lo más interesante es cómo decidió hacerlo: puso un refrigerador afuera de su restaurant.

Rápidamente, este pequeño lugar se volvió en centro de donación a gran escala, con comida que llegaba de otros lugares y otras personas que también querían colaborar con esta tremenda causa. Y para mantener la privacidad y dignidad de quienes lo necesitan, el lugar está disponible 24 horas al día sin ningún tipo de vigilancia.

refrigerador

Este hindú no se imaginó el efecto que tendría su pequeña idea, que ya está siendo replicada en otros lugares de la India, y que seguro será llevado a nivel mundial.

La solución depende de nosotros, de ser conscientes, de tener pequeños cambios de hábito y así aportemos con nuestras decisiones cotidianas. Para eso les dejo esta nota del Huffington Post, con cinco sencillas maneras de dejar de desperdiciar comida.

También les podría interesar leer estos tips para mantener los alimentos frescos por más tiempo en tu refrigerador LG.