“PostSecret”: cuéntame tu secreto y sé libre

Escrito en postsecret el julio 29, 2011

Lo que les voy a contar no es nuevo. Lleva muchos años, libros y seminarios como para que sea nuevo, pero por alguna razón hay todavía bastante gente que no conoce “PostSecret” y, al toparse con el proyecto, cree que encontró oro. De alguna manera, así es. “PostSecret” es una joya en su idea prístina y un verdadero regalo tanto para el usuario que la utiliza como para aquel que prefiere ser un silencioso observador. Para todos sirve, y todos la agradecen.

El 2005, Frank Warren escribió decenas de notas y las dejó en librerías y otros locales. Instaba a desconocidos a que le enviaran un secreto, escrito creativamente en una postal, a una dirección adjunta. Frank trataba de armar una exposición que fuese interesante, pero terminó convirtiéndose en el intermediario entre miles de personas solitarias, incomprendidas, depresivas o represivas y su sanación definitiva. O eso dicen los sanados. Miles y miles de postales han llegado a sus manos desde entonces, y muchas de ellas han sido publicadas en Postsecret.com, blog que se mantiene hasta hoy. La única regla es que deben ser anónimas (sólo aparece tu ciudad y país remitente) y ser secretos reales. Después de leer incontables confesiones, Frank dice poder identificar inmediatamente cuándo le llega una postal que no es de verdad. La pura experiencia del psicólogo improvisado más querido de EEUU y otros países del mundo.

A veces las palabras no son suficientes para contar un secreto, sobre todo los más profundos o dolorosos –la mayoría de los secretos son negativos, pero a veces hay algunos positivos e incluso divertidos-, por lo que Frank recomendó usar fotos o dibujos como complemento y la gente se lo tomó muy en serio. Varias de las postales que se publican todos los domingos (son 20 postales en total, elegidas con pinzas) son verdaderas obras creativas, que logran que el contenido del secreto no sólo haga más sentido sino que llegue más fuerte a la mente y corazón de quienes miran.

Abundan las historias de personas que al ver los secretos de otros, por fin se atrevieron a revelar los suyos, y eso los hizo libres. Así entonces, la popularidad y agradecimiento transversal que hay hacia Frank y su labor es completamente merecida, y no tiene fecha de término. Después de 6 años desde la primera piedra, sigue recibiendo cerca de mil postales diarias que aguardan la posibilidad de mostrarse al mundo, y así, otorgar paz a sus dueños. Él no tiene intención de renunciar.

Mira los ejemplos en el blog y entusiásmate. ¿Tienes algo que contar, algo que no te atreverías a revelar jamás pero te angustia y atormenta? Envía tu postal a:

Post Secret
13345 Cooper Ridge Rd.
Germantown, MD 20874

Frank recibe secretos en varios idiomas, pero es más probable que aparezcan publicados si están en inglés. Atrévete. Ya no hay nada qué perder.