15 octubre 2010

Nueva temporada de “Los 80”: la nostalgia y sus dividendos

Nací y crecí en los años 80, y quizá ahí radica mi profundo aprecio por esta serie de canal 13. Pero creo que va más allá. Esta producción es, por lejos, de lo mejor que se ha hecho para la televisión abierta en este país. No solo es insigne de la postura tradicional “de familia” del canal del angelito (es un tipo de serie que de verdad podemos y queremos ver TODOS), lo que obviamente ayuda al reposicionamiento de la marca, sino además (y más importante) explota un tipo de nostalgia que es casi inocua y que para nadie es indiferente. La década de los 80 está literalmente a la vuelta de la esquina. Pasó recién. La gran mayoría de quienes hoy hacen zapping en sus casas tienen uno o muchos recuerdos qué contar de aquella época, y ese tipo de reconocimiento en la pantalla se paga con buen rating.

Cuando hablo de nostalgia inocua me refiero a algo bien preciso: “Los 80” ha tomado la muy sabia decisión de no politizarse, y esa postura es causal de buena parte de sus dividendos. Personalmente huyo de la ficción que trata sobre la dictadura, militares, detenidos desaparecidos y relativos; para bien o para mal, pertenezco a la generación que creció en democracia y que quiere dejar el pasado atrás. Que quiere dar vuelta la página. Gracias a Dios, mi familia siempre ha sido muy apolítica y no cargo una mochila ajena de emociones fuertes de ninguno de los dos bandos. Estoy en una posición privilegiada para ayudar a la reconstrucción emocional del país, y parte de eso es ser capaces de hablar de lo importante sin tinturas políticas. Eso transmite “Los 80”. Muestran –con excelentes guiones y actuaciones- la vida diaria de una familia común de clase media en esa época, con lo bueno y con lo malo, sin un punto de vista concreto sino como una cámara de observador neutro, en un contexto brillantemente reproducido y que casi no tiene debilidades. Hasta se dan el lujo, a veces, de hacer ciertos placements de marcas ya desaparecidas o intercalar comerciales de ese tiempo, solo para hacernos reír o gritar en nuestras casas. ¡Yo usaba papel higiénico Dualette! ¡Yo alcancé a probar la Sabrosalsa!

Este domingo 17 estrenan su tercera temporada –también estrenan nueva integrante, la pequeña Anita- y todo indica que seguirán el mismo sendero de éxito. Ojalá sea así. De hecho, el primer capítulo es casi paradójico para con nuestro momento actual: la familia Herrera vivirá el terremoto que asoló al país el 3 de marzo de 1985. A las 22hrs., no se lo pierdan. De seguro veremos acciones y actitudes muy similares a las que vivimos en febrero de este año, y una de las fotos promocionales de canal 13 me lo confirma: Juan aparece sujetando el bien más preciado de la casa, el televisor a color. Sé de muchos que en el último terremoto lo primero que hicieron fue correr hasta su LCD/Plasma. ¡No me digan que no! (sobre todo si era un LG, ¿eh? ;))

Fran Solar

Compartir

LG OLED TV

LG NanoCell TV

LG InstaView

LG TWINWash

LG Serie G

Telvisores OLED de LG

Negro absoluto, colores perfectos

VER MÁS

@MundoLG

¡No te pierdas nuestras últimas actualizaciones!