Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
mexicano-1-Mascara-2015-640x300_2

Un joven mexicano construye un acelerador de partículas en miniatura

15-01-2015
Cuando a uno le dicen: “Acelerador de partículas”, por defecto tiene a pensar en la monstruosidad maravillosa que es el Gran Colisionador de Hadrones, GCH (en inglés Large Hadron Collider, LHC). Por eso, esto es bastante impresionante. Un joven universitario de Guerrero (México) estudiante de Física en la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, creó

mexicano-1-Mascara-2015-640x300_2

Cuando a uno le dicen: “Acelerador de partículas”, por defecto tiene a pensar en la monstruosidad maravillosa que es el Gran Colisionador de Hadrones, GCH (en inglés Large Hadron Collider, LHC). Por eso, esto es bastante impresionante.

Un joven universitario de Guerrero (México) estudiante de Física en la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, creó junto a un equipo el acelerador de partículas en miniatura más barato del mundo.

Una luminaria de la ciencia latina

Si, tal como se lee. Cristóbal Miguel García Jaimes, un joven originario de Guerrero, Premio Nacional de la Juventud 2014, con solo mil pesos ($42.818,93 CLP) y en un lapso de nueve meses, logró construir esta genialidad orientando a su uso para brindar ciencia a comunidades y zonas rurales alejadas de este tipo de oportunidades.

Cristobal, desarrolló este aparato mientras cursaba el primer semestre de la carrera. “Llegué a la UNAM para aportar al progreso de mi pueblo”, declaró a los medios locales.

Pero no solo eso ha realizado. Además, García Jaimes  es el responsable de una columna de divulgación científica llamada “Como por arte de ciencia”, una publicación de alcance nacional, y por si fuera poco, también es el encargado de dirigir la fundación Ciencia Sin Fronteras, una organización que se interesa en la divulgación científica que trata de ayudar a niños y jóvenes indígenas.

Un ejemplo a seguir

Tras un paso por Instituto de Física de la UNAM, se le ofreció iniciar el proyecto del acelerador de partículas miniatura, construyéndolo a la impresionante edad de 17 años con la ayuda de un académico con lo que ganó la Feria de las Ciencias de la UNAM, en donde –sin sorpresa alguna- se convirtió en el expositor de menor edad en las 57 versiones del encuentro.

Un modelo a seguir inspirador y emocionante.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente