Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
471bbfff536881c4968b006f9a5db4c7

El primer brazo biónico controlado con la mente ya tiene dueño

09-03-2018
Tiene 26 articulaciones que pueden moverse con la mente.

471bbfff536881c4968b006f9a5db4c7

Aunque nuestro contacto con la tecnología se concentra mayormente en productos de consumo diario, como la televisión y el smartphone, hay un amplio abanico de productos que se han beneficiado de los últimos avances en física, química e ingeniería. Productos que quizá no vemos todos los días, pero son más vitales que cualquier otro para la persona que depende de ellas. Las prótesis, por ejemplo, es uno de ellos.

Desde hace miles de años, la humanidad ha diseñado y fabricado brazos y piernas artificiales para devolver algo del valor estético y funcional a los afectados, ya sea por un accidente o una enfermedad. Actualmente, las prótesis más comunes hacen uso de señales mioeléctricas de los músculos, que permiten, por ejemplo, hacer que una prótesis de brazo pueda abrir y cerrar el puño. Pero, como se imaginarán, estos miembros son una pálida imitación del complejo sistema de nervios y músculos que tenemos en cada brazo y piernas.

Por suerte, en los últimos años han habido grandes progresos y nadie puede estar más feliz con ello que Johnny Matheny, un hombre que perdió su brazo por un cáncer y que durante 1 año tendrá el privilegio de usar el brazo biónico más avanzado del mundo.

El premio a un hombre esforzado

120 millones de dólares. Esa es la cantidad de dinero que el gobierno de Estados Unidos ha invertido en el desarrollo del Modular Prosthetic Limb (MPL). Se trata de un proyecto de la Universidad John Hopkins que ya ha cumplido una década y que, a todas luces, es la prótesis del futuro.

A diferencia de las prótesis tradicionales, el MPL hace uso de la oseointegración, un proceso que involucra un anclaje de titanio en el brazo del paciente. Gracias a esto, se genera una conexión que permite comunicar cuerpo y prótesis a un nivel nunca antes visto.

-1x-1

Bien lo sabe Matheny, quien desde hace algunos años es uno de los usuarios de prueba de la prótesis, aprendiendo poco a poco a comunicarse con ella usando solo la mente en el laboratorio de la universidad. No es tarea fácil, de hecho, el ex-repartidor de pan se ha destacado entre todos los pacientes por lograr un dominio de la prótesis que incluso sorprende al equipo desarrollador.

Recientemente, Matheny recibió el brazo biónico para probarlo en su día a día durante todo un año. Ver cómo el MPL se desenvuelve en tareas para las que fue diseñado, será vital para que los científicos puedan llevar el producto de un prototipo a una realidad disponible para todos.

Pero nadie está más feliz que Matheny. “Quiero volver a la vida que tenía antes de perder el brazo o, al menos, lo más cerca posible”, señala en un video. Salvo mojarlo o conducir con él, podrá hacer lo que quiera. Y el hombre biónico ya tiene un plan: tocar el piano antes e que acabe el año. “Nunca he tocado el piano. Puede que sea solo una canción, pero voy a tocar el piano”.

¿Qué otros grandes avances en medicina recuerdas?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente