Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Lollapalooza2012

[Lollapalooza 2012] Expectativas Cumplidas

02-04-2012
Las expectativas suelen ser desmedidas. Si Lollapalooza 2011 emergió como un nuevo referente automático, tanto por el lineup estelar como el ambiente amistoso que se generó, la versión 2012 debía ser la consolidación. Más grande, más fuerte, más rápido. Y si el sábado pareció que el festival miraba hacia la década desde dónde surgió, el

Las expectativas suelen ser desmedidas. Si Lollapalooza 2011 emergió como un nuevo referente automático, tanto por el lineup estelar como el ambiente amistoso que se generó, la versión 2012 debía ser la consolidación. Más grande, más fuerte, más rápido. Y si el sábado pareció que el festival miraba hacia la década desde dónde surgió, el domingo fue la constatación de la potencia real de su parrilla.

El gran show del día, a cargo de Tv On The Radio, pasó relativamente desapercibido entre la monumental audiencia. Los newyorkinos, estándares de la escena independiente de esa ciudad, mostraron cómo es posible tomar la tradición de la música negra más cercana al funk y al soul, y actualizarla haciéndola sonar vigente y necesaria. Utilizando una percusión sinuosa y saturada, trompetas y con la voz de Tunde Adebimpe en constante paso entre el falsete y la impostura groovie, Tv On The Radio parecieron sonar más modernos que ningún banda que presentó ese día en el Parque O’Higgins. Ni siquiera Skrillex. El norteamericano bendecido por los Grammys de este año, fue capaz de repletar hasta el límite de su capacidad al Perry’s Stage, generando una fiesta densa: desde las alturas de la Cúpula se veía como una masa uniforme que subía un puño en alto en perfecta coordinación.  Con los bajos más potentes que sonaron en esta pasada y acompañado del baile incesante del productor, Skrillex no le da una vuelta de tuerca la música de baile. Lo que hace es una actualización en  versión heavy y poderosamente reververante armada de loopeos infinitos de frases como “make your booty cry” para encender las pasiones.

Friendly Fires por su parte, cumplió con la promesa de pista de baile. Con su vocalista Ed Macfarlane siguiendo la senda del contorsión amiga del cowbell impuesta por !!!, el show alcanzó el mismo peak de fervor veraniego que tuvo el final del show de Foster the People, con hits convertidos en favoritos que se cantan con devoción entre un público asiduo a la fiestas de Fauna y a la radio Horizonte. Como contraposición, la victoriosa Joan Jett y sus Heartbrakers también entregó lo esperado, y quizá más: guitarras poderosas, una actitud rockera arquetípica y un show que no perdió intensidad y que resistió tanto los comentarios despectivos de algunos despistados asistentes como el ataque inesperado de la cámara voladora que realizó un aterrizaje inesperado sobre la banda.

Las decepciones, por supuesto, son inevitables. Illya Kuryaki con su comienzo lento y algo abstracto del funk  y el show deslucido MGMT hasta “Time to pretend” hicieron inevitable el cambio de escenario.  Y de lo que no se espera mucho, tampoco genera desilusiones. Dave Grohl y sus Foo Fighters -una banda que lucha ansiosa por ese ilusorio lugar de la “la banda de rock más grande del momento” del que U2 se aferra con garras- entregó un show armado en base a los gritos y la vocación de showman de Grohl, que hizo más evidente su opaco acercamiento al punk a través del pop rock.

Si un festival lo hace un lineup y la actitud de la gente, debiéramos esperar para el próximo que las bandas sigan llegando con su formación titular, pero agregando un nivel de espectacularidad que este año se extrañó. El público soportó estoico las temperaturas ridículas, los calambres de pantorrillas y las quemaduras. Orgulloso de mostrar sus mejores pintas y sin ningún complejo por cambiarse de show a la menor caída en intensidad, entregó lo que hace precisamente de Santiago tan especial para los músicos: devoción. Una experiencia redonda que en su próxima edición se beneficiaría si vuelve a apostar por el riesgo.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente
por Fernando Guzmán
Estoy en desacuerdo con poner a Foo Fighters como una decepción, si bien pueden no ser la mejor banda de rock del momento si son la más exitosa y se aferran al rock por sobre el pop, situación que no es igual con otras bandas como Maroon 5 que cada vez es más pop y menos pop/rock. U2 siempre a sido pop, no es rock. No puedo opinar del festival completo porque mi interés era Joan Jett y los Foo. saludos