El Hobbit: ¿Qué es esto del HFR y por qué debería importarme?

Bueno como saben esta semana se estrenó El Hobbit: Un viaje inesperado, la película en que Peter Jackson finalmente se deja de tonteras y vuelve a la Tierra Media, que es donde viven los hobbits, los gandalfs y los aragorns. Es uno de los estrenos más esperados del año y todos los nerds del mundo quieren verla de la mejor manera posible. Y aunque no lo crean ya no es tan fácil como llegar al cine y pedir su entrada. Ahora tienen que escoger antes en qué formato quieren verla, porque está en cines normales en 2D, en cines digitales 3D, en digitales 3D HFR, en español y subtitulada, en versión con títeres y funciones especiales con giles conversando toda la película. No quiero ni imaginar los tacos en la fila para comprar la entrada con el compadre de la boletería explicándole a una abuelita lo que es el HFR, por ejemplo. Pobre señora, quiere puro ver al Bilbo y le salen con los 48 cuadros por segundo, déjenla en paz.

Porque esa es la gran novedad, el famoso HFR 48fps. Yo les explico. Para que sepan todas las películas se proyectan en 24fps (“frames per second”, cuadros por segundo) desde el cine sonoro, y todos felices porque se ve bacán y estamos todos acostumbrados. Pero tenía que llegar Peter Jackson a hacerse el chorizo y dictaminar que los 24fps son para mamasanes porque en esta era digital se puede hacer mucho más. Así que el perla fue y se mandó El Hobbit en 48fps, el doble de cuadros por segundo en caso de que las matemáticas no sean lo suyo. Este nuevo formato se conoce como HFR o “High Frame Rate” que significa “Alto Rango de Cuadros”, ponte tú.

Según Peter Jackson el HFR elimina el efecto “borroso” del movimiento en el cine, y eso hace que la imagen se acerque más a cómo ve “el ojo humano”. Y como El Hobbit es la primera película que se hace en HFR muchos se preguntaron si en Chile podríamos verla así. Las buenas noticias son que sí, dos cadenas de cines (Cinemark y Hoyts) se la jugaron y les compraron más pilas a sus proyectores o algo así, y VUALÁ. Podremos ver El Hobbit en HFR, como quiere Peter Jackson.

Pero, ¿debemos darle en el gusto a Peter Jackson? ¿Vale la pena el famoso HFR? ¿Y dónde puedo verla así?

Mi experiencia con el HFR (48fps) es la siguiente. Al principio lo DETESTÉ. Cabros, me quería ir del cine. Pensé que la proyección estaba mal configurada. Así, mal. Los movimientos de los personajes en la pantalla eran antinaturales, prácticamente una abominación contra todo lo que sagrado. Bilbo viejo caminaba por su cabaña redonda y parecía que se estaba moviendo en cámara rápida. Abrió un baúl y prendió la pipa como si uno estuviera adelantando la película. Horrible.

El HFR también tiene un efecto muy raro en todo lo que son las escenas de exteriores y/o con mucho personaje humano. Todo se ve más falso y como si estuviera “en video”. Como esas series de televisión viejas cuando alternaban entre el set de grabación y los exteriores, no sé si me entienden. Es difícil de explicar porque es raro, pero estoy haciendo lo que puedo, ya. Déjenme en paz. La cosa es que la definición adicional hace que todo se vea un poco más artificial. Pude notar por ejemplo dónde empezaba la pelada falsa de uno de los enanos, o el cambio de color entre la nariz real de otro y la nariz de goma. La ropa se ve demasiado nueva, y también se nota el pedazo del paisaje que es real y el pedazo que es efecto especial porque le chantaron un castillo encima. Así que en ese sentido podríamos decir que Peter Jackson tiene razón. Probablemente el HFR es más cerca de cómo ve el ojo humano, y eso es charcha porque EL OJO HUMANO VE TODAS LAS PIFIAS, PETER JACKSON.

Pero después pasó el milagro. Resulta que el HFR se ve GLORIOSO en las escenas que tienen mucho efecto especial y/o monos digitales de computación. Ahí se me olvidaron todas mis quejas. La primera escena Oh My God de la película se ve INCREÍBLE en HFR: Un montón de enanos peleando contra caleta de monstruos, mientras el príncipe enano se enfrenta al rey de los monstruos. Es en cámara lenta incluso, y gracias al HFR uno puede ver hasta los personajes que están allá al fondo de la pantalla peleando, porque todo se ve enfocado, perfecto.

Todo lo que son los monstruos de computación moderna se ven igual de increíbles, y uno puede verles hasta los puntos negros microscópicos de la nariz. Muchas veces no caché que un orco era digital hasta que se caía por un precipicio infinito. Hay otras escenas de esas típicas de El Señor de los Anillos en que se ve a miles de personajes en una batalla y la cámara pasa volando entre medio de todos que no se puede creer lo bien que se ve. Y diría también que el HFR mejora considerablemente el 3D. Hay partes que pareciera que uno puede ver un kilómetro de profundidad en la pantalla, y aunque esté oscuro (escenas de noche o adentro de cuevas, por ejemplo) igual se nota el 3D, y la lleva.


Conclusión:
Al principio es muy extraño y charcha, pero después de un rato uno se acostumbra y se le olvida. Y cuando llegan los momentos con mucho efecto especial y personajes digitales, el formato es maestro. Igual me quedó la sensación de que Hollywood todavía no sabe bien cómo usar esta tecnología, porque todos son secos para hacer que todo se vea bien en el formato normal, pero este les quedó grande. Igual recomiendo verla en 3D HFR porque para eso la hicieron, y por último así disfrutan más la tercera dimensión y los monstruos bacanes. Si esas cosas les dan lo mismo, vayan a verla al cine normal no más.

Pueden ver El Hobbit: Un viaje inesperado en HFR 3D en muchas salas del Cinemark (Iquique, Marina Arauco, Ñuñoa, Plaza Oeste, Plaza La Serena, Rancagua, Alto Las Condes, Plaza Vespucio) y sólo en el Hoyts del Parque Arauco. Según sus respectivas páginas web, las funciones HFR cuestan lo mismo que una función 3D normal, salvo en las salas XD del Cinemark, que son un poco más caras (porque tienen mejor pantalla y mejor sonido). En las demás salas y cadenas, El Hobbit está en 3D normal y en el 2D común y corriente de siempre.