El asado alemán

Escrito en Hecho en Casa el noviembre 27, 2015

Falscher Hase se llama en Alemania esta preparación que tiene huevo duro en su receta tradicional, pero lo cierto es que finalmente es un plato de carácter mundial ya que en casi todas las cocinas del planeta existe algo similar, así que mejor ni cabecearnos con su árbol genealógico.

Unos le ponen queso y gratinan, otros chorizos; en España lo envuelven en masa; en el resto de Europa lo bañan con salsa o usan carnes de caza, y ya en Estados Unidos tenemos el clásico Meatloaf que originalmente se hacía en un molde para pan y que adivinen: también tiene versiones dependiendo las regiones e ingredientes.

El caso es que sea como sea es una receta deliciosa, fácil y que le gusta incluso a los mañosos. Mi madre y abuela la han hecho desde siempre, acompañada de puré casero y cremoso más una ensalada de tomate, regalándole a la familia un almuerzo para recordar.

Algunos usan pan rallado pero prefiero volver a la niñez y ver las marraquetas viejas remojándose encima del mesón de la cocina, señal inequívoca que alguna cosa con carne molida se venía, así que bienvenidas sean las albóndigas, croquetas y nuestro rico asado alemán. ¿No saben hacerlo? No se preocupen y tomen nota que se van a sorprender y autofelicitar por lo lindo y rico del plato que les resultó.

Ingredientes

asado aleman

½ kg. Carne molida
4 Huevos duros
1 Taza de leche para remojar el pan
2 Marraquetas sin cáscara
1 Cebolla picada en cubitos
1 Cucharada de harina.
2 dientes de ajos molidos
2 Zanahorias cocidas
Sal y aliños a gusto
Pimentón a gusto

Preparación

Asado alemán 2

Si pueden y quieren, saquen la cáscara de las marraquetas, porque ésta cuando es muy crujiente o gruesa no se deshace bien como el interior, quedando menos suave. Las trozamos y remojamos en leche para que se ablanden. Picamos el pimentón, el ajo y la cebolla y armamos un sofrito con los aderezos a gusto.

Agregamos a ésto la carne molida y las marraquetas remojadas, estiladas y desarmadas con las manos. Sazonamos con sal, orégano y pimienta (si les tinca, claro, que esto es puro gusto).

Revolvemos bien con una cuchara de palo y agregamos la cucharada de harina para espesar un poco el cuento. Untamos un molde con aceite o mantequilla y ponemos la mitad de la mezcla. Incluimos en el centro los huevos cortados en mitades y las zanahorias en bastoncitos.

Llevamos a horno durante 30 minutos o hasta que esté listo y ya está. ¡Que lo disfruten!