Selfies, Snapchat y redes sociales en evolución

Escrito en Redes sociales el enero 5, 2017

Siempre pienso que, en el primer instante que nos relacionamos con las redes sociales, jamás imaginamos el impacto que estas tendrían en nuestras vidas, en distintos niveles. Comenzamos con teléfonos que poco y nada hacían, hasta superteléfonos ultra evolucionados que ahora tenemos, con características que hace unas décadas hubiesen sido dignas de una película de ciencia ficción. Sin embargo toda esta evolución tecnológica ha hecho que nuestras conductas también evolucionen.

Pensemos qué pasaba hace algunos años: vivimos el boom de las selfies, un episodio que vino de la mano de mejores cámaras en nuestros celulares y la necesidad de captar un momento en primera persona. Los famosos fueron los pioneros; cómo olvidar la Selfie de los Oscars o el libro publicado por Kim Kardashian, quien aseguraba tomar más de 300 autofotos con tal de conseguir la adecuada ¿Vanidad? ¿Necesidad de atención? Quizás de todo un poco. Pero esta tendencia no quedó solo ahí, las marcas también hicieron lo suyo con distintas campañas en redes sociales (confieso haber implementado varias), estoy seguro que más de alguno participó subiendo su selfie más el hashtag, para ganar algún premio.

self

Pero la selfie evolucionó con los años y las plataformas también lo hicieron, porque ya no era suficiente tener la captura perfecta, era mucho mejor tenerla en movimiento, de ahí surgió la video selfie en 360, técnica que consistía en grabar microvideos mostrando el entorno donde nos encontrábamos. Sí, es verdad, no gozó la popularidad de la gráfica, pero sí nos daba pista sobre lo que se nos venía a pasos agigantados. Mientras todo esto pasaba tímidamente surgía Snapchat, una red social cuya principal característica era la instantaneidad, un bien cada vez más preciado en la era del Social Media.

Todas íbamos a ser Snapchat

Poco a poco Snapchat logró sobresalir o sentar un nuevo precedente en todo este escenario donde los reyes indiscutidos eran Facebook e Instagram y Twitter en menor medida, ya que comenzaba su declive. Los contenidos espontáneos cada vez fueron más valorados y ganaron terreno dentro de una generación, sedienta de mostrar su día a día de maneras creativas y entretenidas, lo que provocó que Facebook perdiera cierta masa de seguidores, sobre todo en el segmento 13 a 18, quizás los más activos dentro de Snapchat. Pero había que hacer algo, Facebook sabía que compartir solo gráficas estaba perdiendo el atractivo entre sus usuarios, por lo que comenzó a potenciar el video, una estrategia que de paso ayudaba a competir contra YouTube, otra red social al alza.

snap

Instagram, propiedad de Facebook también hizo lo suyo e integró a sus características Instagram Stories, un servicio que, coincidentemente, utiliza la misma lógica de Snapchat, al permitirle a los usuarios captar breves videos o gráficas con una duración determinada y de manera independiente a su feed de noticias. Ésta ha sido una característica muy exitosa, tanto para usuarios tradicionales como para marcas, que también han visto un nicho atractivo para cautivar a nuevos seguidores. De todas formas, los cambios no se han quedado ahí, porque en la carrera de la inmediatez, Instagram también incluyó la función de trasmitir en vivo, que Facebook ha venido utilizando con mucho éxito este 2016.

El último en integrarse a esta tendencia ha sido Facebook Messenger. Seguro en estos días de fiestas han visto que al querer enviar un mensaje a través del smartphone, la primera opción es que lo hagas a través de un video personalizado, con filtros, motivos navideños y escritura a mano alzada ¿Les suena familiar? Sí, es así, todas las redes sociales nos quieren produciendo contenido de calidad e instantáneo, ya sea los publiquemos de manera pública o privada para nuestra familia y amigos.

Estamos en la era de los contenidos espontáneos. Sin importar la plataforma donde estemos, siempre tendremos la opción de decirle al mundo, aquí estoy, esto estoy haciendo, este soy yo.

Solo nos resta esperar a ver que nos trae este 2017.