Una década wikipediando

Escrito en 10 años el enero 18, 2011

Siempre he tenido sentimientos encontrados con Wikipedia. Lo reconozco. Por un lado, la idea de una gran enciclopedia colaborativa es de un poder asombroso: la rapidez con que cientos de contenidos son accesibles para un ciudadano cualquiera no deja de ser seductor. Además, el hecho de poder ser tú, ese mismo ciudadano cualquiera, parte del ensamblaje de la enciclopedia en lugar de dejarla en manos de “profesionales” u “expertos”, le aporta ese valor de la construcción social de la realidad que tanto se busca –y potencia- hoy en día.

Pero hay “peros”. Hartos, a mi parecer. Las inexactitudes, tergiversaciones, errores o simplemente mentiras deliberadas sobre personajes, lugares o hechos están a la orden del día. “Es el riesgo necesario”, diría la mayoría, ya que en las iniciativas democráticas de publicación y acceso siempre aparecerán ociosos y trolls. La autoregulación social de Wikipedia, modo de control automático para que los artículos y datos publicados no se “chacrearan”, jamás ha sido un método de garantía ni mucho menos de probada eficiencia. Basta ver la cantidad de reclamos que les llegan todos los días, o la expandida advertencia entre internautas, ya casi en tono de broma: “¿Y eso, de dónde salió? ¿De Wikipedia?”, aludiendo a que esta base gigante de info no es muy de fiar.

En todo caso, y porque nobleza obliga, una cosa es la sensación de inestabilidad (o poca rigurosidad) y otra son las estadísticas duras. En el 2005 la revista Nature publicó un estudio comparativo entre la Enciclopedia Británica y Wikipedia, donde se encontró un promedio de 4 errores de Wikipedia frente a 3 de la Británica, lo que no es una diferencia tan sustancial. Además, sólo 8 errores graves fueron detectados y repartidos por igual en ambas enciclopedias.

Jimmy Wales, co-fundador de Wikipedia.

El sábado esta enciclopedia virtual cumplió 10 años y ostenta otros varios números interesantes que son imposibles de no reconocer. Contiene más de 17 millones de artículos en 270 idiomas. Además, desde que Jimmy Wales, su fundador, solicitara donaciones para mantener la independencia del servicio, la página ha recaudado más de 16 millones de dólares. Wales ha asegurado que esperan seguir creciendo y llegar a los 1.000 millones de usuarios en 2015. Si no fuera una experiencia rica, útil y dinámica, nadie daría un peso por ella, ¿no? Ahí radica el beneficio a la duda. Esperemos que esa autoregulación se perfeccione más temprano que tarde. Pero si me permiten, por mientras, solo por mientras, yo prefiero ir por ese viejo y polvoriento tomo de la Británica.