8 octubre 2010

¡Tres hurras por Vargas Llosa!

premio nobel de literatura

Esto me pasa con los Nobel de Literatura: nunca me importa mucho quién se lo gana, pues suele ser un nombre completamente desconocido para mí. Esa es la verdad. La generalidad apunta a que será un escritor algo rebuscado del que probablemente no he leído nada o, para peor, del que jamás he siquiera escuchado mencionar. Y así es como uno dice “bien por él”, dando media vuelta y ya con un tema más interesante qué conversar.

Lo grato es cuando llega la época de las excepciones. Esa brisa fresca la inició Isabel Allende y su polémico Premio Nacional de Literatura, donde después de décadas de intelectualización forzada de sus destinatarios, ahora se valoró el verdadero éxito internacional, números duros de venta y masa de lectores satisfechos. Se premió a un autor que busca entretener –y que es absolutamente exitoso en su cometido- en lugar de un academicista o “denso”. Aplausos por ello, ¡ya era hora! Allende no es de mis autores favoritos en lo absoluto, y sin embargo su distinción en este premio fue la mejor noticia de mi día. Era ver evolucionar a mi país hacia el reconocimiento merecido del arrastre real y valor que tiene la cultura pop, que los best-sellers no son necesariamente “basura” (aunque muchos lo sean, claro está).

En la misma línea de excepción recibí con alegría la noticia de Vargas Llosa. Después de dos décadas por fin otro autor latino (el sexto en ganar un Nobel de Literatura, antecedido por nuestros Mistral y Neruda) alcanzó el podio, y no solo me alegra por compartir continentalidad con él, sino porque tengo la suerte de conocerlo en persona (brevemente compartimos el mismo techo en una gira en España) y me consta su talentosa trayectoria. Sin ser su “fan”, es imposible negar que disfruté a morir su “Pantaleón y las Visitadoras” o la gran “Conversación en la Catedral”. Sin duda es un premio más que merecido para un autor que siempre ha dejado muy bien parada a la literatura latinoamericana.

No faltó quien dijo que el premio a Vargas Llosa era innecesario, pues él ya tiene suficiente dinero para vivir. Que mejor se lo den a un africano o europeo del norte, porque necesita más el monto del premio. Fue la misma razón nefasta que muchos esgrimieron al momento de conocer a Allende como la nueva Premio Nacional. ¿Es que acaso la lástima o los problemas económicos son criterios más importantes a la hora de entregar un premio que se supone va por ‘mérito artístico’? Premiemos a quienes se lo merecen, independiente de donde vengan o si amasan una gran fortuna fruto de su trabajo. Estoy segura que al escritor peruano poco le importan las coronas suecas. Cargar un Nobel es una ganancia de por vida.

Fran Solar

Compartir

LG OLED TV

LG NanoCell TV

LG InstaView

LG TWINWash

LG Serie G

Telvisores OLED de LG

Negro absoluto, colores perfectos

VER MÁS

@MundoLG

¡No te pierdas nuestras últimas actualizaciones!