Rascacielos: Cuando el tamaño es lo más importante

Escrito en el septiembre 7, 2011

Aquí en Chile, hay muchos impresionados con los últimos 2 altos edificios recién alzados. La Torre Titanium y el Costanera Center, ambos rompieron la altura estandar del paisaje Santiaguino. El Costanera Center es el más alto con 300 metros de altura y esto es TODO un logro en términos constructivos no sólo en Chile, sino también en Latinoamérica.

Pero el panorama fuera de Chile y de Latinoamérica es radicalmente diferente. Si pensamos que acá la estamos “rompiendo” con estas gigantes estructuras, es probable que quieran saber lo que está pasando con los rascacielos en Medio Oriente. Prepárense:

Hace 7 años en Dubai, comenzó uno de los proyectos más ambiciosos jamás vistos. Más de 20,000 millones de dólares fueron invertidos para construir el nuevo edificio más alto del mundo: El Burj Khalifa. Una estructura de más de 800 metros de altura que superaba en más de 300 metros a su predecesor, el Taipei 101. Este edificio fue terminado este 2010 batiendo todas las marcas y récords previamente establecidos.

Sin embargo no todo es para siempre. En Agosto de este año, un nuevo rascacielos fue anunciado. Se trata del Kingdom Tower en Jeddah, Arabia Saudita y que pretende no solo ser el nuevo edificio más alto del mundo, sino que además ser el primero que supere el kilometro. El diseño de la torre es de planta triangular y se eleva en punta, de forma muy pura y simple incluyendo en su parte superior la terraza a mayor altura del mundo.

En esta carrera no hay nada más importante que el tamaño. ¿Será la última estructura más alta o se vendrán más y cada vez más altos rascacielos?. Esta autosuperación y competitividad están muy dentro del instinto humano, por lo cual no me sorprendería otro comunicado anunciando el nuevo rascacielos más alto en algún tiempo más.

Sin embargo, tan grandes como estas estructuras son los vacíos que dejan: ¿Cuál es el beneficio de un edificio de más tamaño que otro? ¿Cuál es el aporte real de los metros de altura a los ciudadanos? o siendo más concretos: ¿Hay alguna equivalencia entre tamaño y calidad? Tal vez en otras cosas el tamaño se puede definir como el factor más importante, pero si de hacer ciudad se trata, el tamaño no es más que un juego de niños que toda ciudad debería evitar.