La tecnología nos Incomunica: ¿Mito o Verdad?

Escrito en tecnología el septiembre 29, 2011

“yo no se que le pasa a este cabro que ya ni sale, se la pasa todo el día al frente del computador igual que un autista”

Es raro si no has escuchado esta frase o una parecida en tu círculo cercano. Es lo que la mayoría de nuestros papás y abuelos piensan de la tecnología cuando les toca hacer un comentario al respecto.

No es para menos, nuestros papás gozaban en su niñez con las series en blanco y negro y nuestras mamás bailaron su juventud al ritmo de los vinilos. Desde entonces, se ha venido una avalancha de tecnologías que prácticamente tienen a la generación precedente viviendo en una nebulosa imposible de despejar.

Sin embargo no se equivocan cuando nos dicen que las tecnologías nos absorben cada vez más. No hay duda de ello. Pasamos de mirarnos las caras a mirar pantallas de teléfonos, notebooks y ahora tablets. A diferencia de antes, ahora con suerte notamos que tenemos a alguien sentado al lado cuando andamos en micro y cada vez que la mamá da la lata en la mesa aprovechamos de revisar el teléfono para ver si ha pasado algo nuevo.

Todo nos hace pensar que la tecnología es uno de los peores daños a la comunicación entre las personas, o dicho de otro modo, un complicado obstáculo en el camino a construir ciudades más comunicadas y cercanas. Afortunadamente es todo lo contrario: Tecnología es comunicación. Aquí el por qué:

Ya no son solo los nerds lo que están frente al computador. Somos todos! Estamos tras los dispositivos socializando, interactuando y organizándonos. Ésta última palabra tiene una especial relevancia ya que tiene una repercusión fuera del mundo de los bits. Tal vez sea esta palabra la que permite afirmar que internet ha traído cambios a nuestras ciudades, o sino ¿Cómo explicamos tantos nuevos grupos sociales, estudiantiles o ciudadanos perfectamente organizados y convocando miles de personas a sus marchas, eventos o actividades?

Podemos citar lo que sucede actualmente en Medio Oriente, pero no es necesario cuando tenemos el ejemplo en casa. Hoy en Chile estamos siendo testigo de acontecmientos urbanos de una fuerza ciudadana insólita. Por ejemplo, nos ha tocado ver movilizaciones de todo tipo. Internet ha actuado como la herramienta viralizadora y articuladora de grupos que comparten una ciudad, puntos de vistas e intereses en común.

Cuando hablábamos de Internet como la herramienta globalizada que acabaría con la vida de ciudad estábamos totalmente equivocados. Podemos comprobarlo viendo cómo se organizan las comuniadades locales usando las nuevas tecnologías, los grupos de ciclistas (Ciclismo Urbano, Arriba de la Chancha, etc) son uno de los mejores ejemplos que podemos citar: organizan rutas en mapas online y fijan a través de Facebook una fecha común para recorrerlas.

Fundaciones como Mi Parque son capaces de hacer convocatorias a voluntarios a través de Facebook para construir áreas verdes en diferentes comunas de Santiago, citando otro caso.

Hay diferentes ejemplos, pero el tema de fondo es el mismo: el mito de que la tecnología nos separa e incomunica es totalmente falso. Hoy, las ciudades tienen un componente social mucho más activo gracias a internet y el resultado hasta donde se ve es totalmente positivo.

Tal vez tu participes de una comunidad online y nos puedas contar cuales son los usos o beneficios que les significa internet.