La Chica del Dragón Tatuado.

Escrito en Best-Sellers el febrero 3, 2012

Una vez el loser de mi hermano Gabo decidió afeitarse la barba de náufrago que tenía, y yo entré al baño justo cuando se había dejado un bigotito de Hitler. Lo pillé chanchito actuando discursos en el espejo, y poniendo caritas de enojado como en esos YouTubes en que Hitler se entera de cómo le fue en la PSU, etc. Cuando me vio ahí parado se urgió entero el Gabo, y yo le decía que lo iba a acusar con mis viejos por Nazi, y él me juraba que lo había hecho para ver cómo le quedaba no más y yo le decía mentira y le sacaba fotos con el teléfono, pero él se tapaba el bigotito y me decía que cuando me saliera barba lo iba a entender porque según él todo el mundo hace lo mismo cuando se afeita. Yo le decía que era lo peor y que hasta cuándo le robaba las reliquias a Indiana Jones pero él me juraba de guata que no era Nazi, y en verdad se parecía más al guatón de Laurel y Hardy, pero eso no significa que le vamos a perdonar sus crímenes.

Mi hermano Nazi.

La cosa es que yo sé lo que es tener una familia llena de oscuros secretos y de Nazis, así que quizás por eso me gustó tanto esta película de La Chica del Dragón Tatuado del peliculasta David Fincher (Se7en, R3d S0ci4l). Para que sepan esta cuestión está basada en unos libros gordos que todo el mundo lee, onda Harry Potter pero con asesinatos en vez de hechizos, y con pura investigación y misterio en vez de varitas mágicas y compadres sin nariz. Son tan famosos los libros que cuando estrenaron la película llegaron todos los fans disfrazados de periodistas investigativos cuarentones demandados por empresarios poderosos y de abuelitos suecos con pasado tormentoso.

Bueno en fin, La Chica del Dragón Tatuado se trata del compadre James Bond que acá es un periodista que hace reportajes maestros y que al principio de esta película está sufriendo porque en la farándula lo basurean. Resulta que escribió un artículo sobre un empresario, el empresario se picó y ahora lo está demandando, la típica. Como Kramer con el Jordi Castell, pero sin que a nadie le dé risa. Al mismo tiempo se va viendo lo que pasa con una comadre toda pálida cara de vampiro que tiene la cara llena de pircin y peinados cuáticos, que es hacker, habla como Björk y se dedica a la investigación también. No es periodista ni trabaja en revistas eso sí, esta comadre es más mercenaria y más flaitonga, pero es maestra porque a) Anda en moto y b) Es la chica del dragón tatuado del título, así que espérate no más.

Un día al James Bond un abuelito le ofrece un trabajo investigando su familia porque hay un misterio sin resolver que no lo deja morirse en paz, y el James Bond decide contratar a la chica del dragón tatuado para que lo ayude, y ahí por fin se juntan los dos personajes. El misterio tiene que ver con unos asesinatos del año uno y con unos viejujos Nazis (como mi hermano), pero saben qué más, DA LO MISMO EL MISTERIO DE ESTA CUESTIÓN. Esta película dura como tres horas, y uno no se da ni cuenta porque los personajes son maestros, sobre todo la chica del dragón tatuado que en mi opinión se merece ser el título de la película mucho más que Harry Potter, sorry Harry. Al principio uno la ve y dan ganas de salir arrancando como esos punks apestosos que piden plata a la salida del metro. Pero después uno se da cuenta de que la pobre lo pasa pésimo y le hacen cosas brígidas y ahí da lástima, pero entonces uno ve lo que la comadre hace para vengarse de los que le hicieron daño y ahí da miedo. Y después a uno como que le empieza a gustar un poco incluso, etc. Lo que estoy tratando de decir es que esta es una película muy completa.

El James Bond es lo menos James Bond que hay eso sí, así que no estén esperando que el loco las haga todas. Aquí la que la lleva es la comadre, y le pega cien patadas al macho recio de la película, y a todos los machos recios en verdad. Es más seca para investigar, para sacarle la ñoña a los malos, e incluso para usar los computadores y se impacienta cuando James Bond no encuentra un archivo (si conociera a mi viejo, a la chica del dragón tatuado le saldría una hernia de rabia, porque mi viejo tiene que contratar detective privado para que le encuentren la arroba).

Lo otro que me gustó es el peliculismo del compadre David Fincher. El otro día leía a gente que lo encontraba “frío” y que es mucho mejor la versión sueca que se llama Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres y que está basada en el mismo libro, y sorry pero no estoy de acuerdo. Yo encontré que la versión sueca era mucho más desordenada que esta, y los actores me caían peor así que me anduvo dando lo mismo todo. Acá todos me cayeron bien y encontré que el peliculismo era a todo pork. Y sí, también lo encontré frío, pero la película se trata de unos viejos suecos Nazis que hacen cosas malas en la nieve y de unos investigadores que puro usan computadores y están chatos de sus vidas OBVIO QUE TODO TIENE QUE SER FRÍO. ¿Qué quieren CALOR DE HOGAR, UNA ABUELITA HACIENDO SOPAIPILLAS EN LA CHIMENEA? Dónde la viste.

Igual tengo que decir que hubo cosas que no me gustaron, partiendo por lo fome que es el misterio. Nunca me asustó mucho ni me sorprendió (el asesino se cacha a los cinco minutos), pero los personajes me tenían en el bolsillo así que igual la vi peluda cuando pasaban cosas heavy y me daban ganas de aplaudir cuando hacían algo maestro. Si el misterio hubiera sido más maestro esta cuestión estaría más arriba en el ranking de Mejores Películas de David Fincher más cerca de Se7en, Zodiac y El Club de la Pelea. Esta está más cerquita de La Habitación del Pánico, pero esa también me gusta así que todo bien. Lo otro que no me gustó es que esta película sufre de Finalitis, la misma enfermedad de El Retorno del Rey que no terminaba nunca y uno empezaba a mirar la hora porque ya se había solucionado todo pero seguía habiendo película. En una parte incluso sentí que estaba empezando la segunda parte, y fue la única vez en que me pregunté cuánto faltaba para que terminara.

Para ir terminando y que esta crítica no tenga Finalitis como la película, quiero entregar dos premios honoríficos a este flim: El primero a la música. Es de los mismos compadres que hicieron la música de R3d S0ci4al así que son los mismos ruidos raros electrónicos de Arturito con depresión, pero acá son todavía más cuáticos. Como una escena en que la pobre chica del dragón tatuado lo está pasando pésimo y la música son puros ruidos apestosos de la mamá pasando aspiradora que hacen que uno se ponga tenso y quiera esconderle el alargador a la mamá. Es bacán porque después resulta que sí había alguien pasando aspiradora en la película así que uno nunca sabe dónde terminan los ruidos y empieza la música, que es lo que mi Tata Paolo opina sobre la música moderna. Y el otro premio honorífico que le voy a dar es a los créditos del principio, porque es de esos que dan ganas de retroceder y ver de nuevo. Son como si el robot líquido de Terminator 2 se juntara con el Lelo de Pulp Fiction y los dos hicieran créditos para una de James Bond. Maestros.

Así que eso sería. Le recomiendo esta película a todos los que les gusten las películas de crímenes e investigaciones maestras, a los fanáticos de las minocas vengadoras y a los que no sean muy fanáticos del libro y/o la película sueca porque seguro encuentran que esta es mala, que dejó muchas cosas afuera y que no es lo mismo porque no lograron transmitir lo que en verdad sentía Dumbledore cuando abrazaba a Snape etc. El resto lo va a pasar chancho. Último consejo de amigo buena onda: No vayan a ver la película con la mamá porque pasan cosas brígidas y mejor no. Después no se quejen. Cuatrocientos millones dieciocho mil quince estrellas y un Beatrix Kiddo Award a la chica del dragón tatuado. Menos mal que no tenía otro tatuaje porque yo cacho que nica la habría visto si se llamara La Chica de las Letras Chinas, las Estrellitas Hippientas y/o la Golondrina Tatuadas. PD: Mi hermano Gabo es Nazi.