Facebook: El Mall de la Internet

Escrito en Facebook el agosto 19, 2011

Tal vez les cueste entender el título a primeras. Es lógico, se trata de un juego de palabras que une 2 mundos opuestos: aquel de los bits con el del concreto. Como arquitecto que trabaja en un sitio web de arquitectura, me toca vivir constantemente entre ambos y muchas veces es inevitable encontrar similitudes o hacer ciertas comparaciones, por odiosas que estas resulten.

Una de las que más se me repite es aquella del “Mall de Internet”. ¿Cómo explicarlo? Partamos hablando de las ciudades.

Nos hemos referido anteriormente a las ciudades como un organismo vivo, como un sistema integrado. Un sistema no es más que un conjunto de partes que funcionan ordenadamente y donde cada una depende de la otra. La llegada de los malles a las ciudades, tiene por objetivo lo contrario: recrear y concentrar este sistema entre 4 paredes. Como resultado vemos que el mall tiene un funcionamiento autónomo muy óptimo, el problema es que podrían ser tan exitosos en una ciudad como en un desierto: son tan autónomos que se olvidan de que son parte de un tejido mayor.

Internet tiene una dinámica muy similar a la de una ciudad: coexistimos en diferentes lugares. Podemos redactar un mail a un amigo mientras subimos las fotos tomadas ayer a flickr o picassa. De fondo escuchamos el playlist de un amigo en grooveshark y nos mantenemos atentos al twitter. Al igual que una ciudad, el valor de internet está en este funcionamiento integrado e interdependiente.

Hasta aquí todo bien, al navegar siento que estoy en un ecosistema bastante diverso y distribuido, “entro y salgo de un lugar a otro constantemente”, hasta que entro a Facebook y no salgo, bienvenido al Mall.

No es casualidad. Lo que partió ingenuamente como una plataforma social para conectar estudiantes terminó transformándose en una “mini-internet” dentro de internet. Lo mismo que hacen los malles replicando la ciudad lo hace facebook creando una burbuja que encierra un mundo propio donde salir no es necesario: la oferta es compartir en un espacio cerrado perfiles de usuario donde actualizar el estado, compartiendo fotos y noticias pequeñas. Mostrar adhesión a eventos, marcas e incluso hasta jugar es posible hoy en día. Todo está pensado para que dejes tus clics ahí dentro.

Así como hay diferentes malles, facebook no es el único en su especie, hay otros.Todos cumplen en mayor o menor medida las condiciones mencionadas anteriormente.Tal vez muchos de los que están leyendo atentamente esta columna conocen más ejemplos.

El problema de facebook (y sus clones) es que desconocen que son parte de un ecosistema, tratando de competir con la web. Algo que me parece poco acertado, considerando por sobre todo que el principal valor de internet (y lo que lo diferencia de los medios tradicionales) es que pone a disposición del usuario un universo completamente diverso y distribuido. No nos olvidemos lo desconocido que era el mundo antes de internet.

Los invito a hacer la reflexión la próxima vez que caminen por las ciudades o por un mall. Sería genial leer sus opiniones al respecto.

pd: Y por favor, no llamen a Facebook una red social.