Cybermonday a la chilena

Escrito en blackfriday el noviembre 28, 2011

Sí, apuesto que ya saben: combatiendo con las ganas de dormir, me sumé a la vigilia del primer “Cybermonday” nacional y esperé hasta la medianoche. Aunque muchos despotricaban contra el “extremado consumismo” de la masa expectante, mi interés era otro: ver cómo respondería el retail local, tanto en organización como precios, ante un evento extranjero que año a año deja la vara más alta. Los escépticos y pájaros de mal agüero abundaron durante la semana pasada en Twitter, augurando un fiasco.

Para los que no saben qué diablos es el “Cybermonday”, se trata del día lunes inmediatamente después al “Blackfriday”. ¿Y eso qué es? El día de locura de promociones y descuentos en todas las grandes (medianas y pequeñas) tiendas en Estados Unidos. Es un viernes de dormir en las puertas del mall, codazos en los pasillos, carreras hacia las cajas y llantos en las calles, si es que no alcanzaste a comprar lo que querías, claro. El mercado revoluciona sus precios y la mayoría de la población aprovecha de comprar sus regalos de navidad. Ahora bien, nunca faltan los rezagados, olvidadizos o los que simplemente perdieron en la batalla por la caja de la muñeca de moda. Para ellos, estos gringos tan creativos dieron con el “Cybermonday”, algo así como el repechaje del Blackfriday donde encuentras los mismos o mejores descuentos que el viernes, pero relegado sólo a compras online.

Y como nos encanta copiarlo todo, aquí estamos, en pleno primer Cybermonday chileno, iniciativa de la Cámara de Comercio de Santiago para “incentivar las compras por internet”. Esa misma frase es la que da tanta rabia. Porque sí; las autoprofecías fueron cumplidas. Para partir, los servidores de todos los retails involucrados fallaron y fueron inoperantes hasta casi las 1 de la madrugada, certeros en recordarnos que estamos en el tercer mundo. A esa hora las cuentas de rigor en Twitter y Facebook ya estaban tapizadas en reclamos. Luego, lo que importaba: qué productos serían parte de la oferta y cuál sería el descuento. ¿Veredicto? A menos de que las tiendas salgan con promociones relámpago o tengan alguna carta bajo la manga en las horas que quedan, este Cybermonday habrá pasado sin pena ni gloria. Ni un brillo, en pocas palabras.
Hasta ahora –y eso que mi timeline ayer hervía en ganas de comprar- no he sabido de ni una sola persona que haya “aprovechado” este lunes cibernético.

¿Usted sí? ¿Qué compró? ¿Me cuenta? Por pura curiosidad, ah. La dignidad de este intento chilensis no la recupera ni el viejo pascuero.