Crítica Transformers 3: New Moon (3D).

Escrito en cine el julio 8, 2011

Cuando mi hermano Gabo era chico (en la Reconquista), lo que más le gustaba según mi vieja era comer Stic-Fix y los Transformers. Y como todavía no hacen la película de Stic-Fix, el compadre muere por ver esta cuestión de Transformers: New Moon. Por si no han visto History Channel, los Transformers eran unos juguetes del año uno consistentes en unos robos maceteados colorinches que hacían contorsiones cuáticas de Yoga y quedaban como autos, aviones y/o escorpiones gigantes, todo para pasar piola en el planeta Tierra y que nadie los discriminara por extraterrestres como a ALF, E.T. o Lady Gaga.

La principal enseñanza que los Transformers le entregaron a los niños del mundo fue presentarles la envidia al vecino que tenía mejores Transformers, y hacer que todos aceptaran que el papá de uno era más pobre. También enseñaban la diferencia entre el bien y el mal, porque había Transformers buenos (los Autobots) y malos (los Desérticons), y todos tenían nombres de bandas de Heavy Metal onda Magnetrón, Deathslayer, Ozzfest, etc. La única diferencia era que los buenos se transformaban en autos, y los malos en cosas más maestras como aviones o una pistola gigante para batirse a duelo con Godzilla.

Las películas de Transformers también tenían enseñanzas, por ejemplo que cualquier persona del universo es chistosa y se la pasa tirando tallas aunque estén pasando cosas brígidas a su alrededor. O que mientras más maestros los efectos especiales modernos, más los robots parecen montañas de cachureos y no se entiende nada en las peleas. Y la última enseñanza de las películas de Transformers es que la Megan Hot es Hot.

Bueno Transformers 3: New Moon se trata del hijo de Indiana Jones (Indianito) que sigue pololeando con Megan Hot, aunque Megan Hot se ha hecho tanta cirugía que está irreconocible y se veía mejor antes encuentro yo. Sorry pero Megan Hot rubia y con labios de choripán no salva a nadie. Filo. En la uno Indianito iba al colegio, en la dos iba a la universidad y aquí está buscando su primer trabajo. O sea, las películas de Transformers cuentan la vida de Indianito así que uno ya sabe de qué se van a tratar las películas futuras y yo personalmente quiero puro ver Transformers 9: Rise of Alopecia y Transformers 12: Dark of the Próstata.

Pero esta se trata de la Luna, porque al principio de la película cuentan que los Transformers estaban en guerra, y los Autobots tenían un arma ultra poderosa que según ellos “podría haberlos hecho ganar la guerra”. Claro que en vez de ganar la guerra usando el arma, decidieron meterla a un cohete y tirarla al espacio porque ganar la guerra es de losers. Con tanta mala suerte que la nave se cae en la Luna, y ahí queda botada. Y adivinen: toda la onda espacial de los gringos para mandar al hombre a la Luna no fue montaje sino que fue PARA IR A SAQUEAR LA NAVE TRANSFORMERS. ¿Qué tal? Ahí quedaste, Salfate. Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para EL ROBO. Mala onda, Louis Armstrong.

Eso fue en el pasado, en todo caso. En el presente los Autobots están trabajando con los soldados gringos porque se engrupieron con el patriotismo terrícola, y al mismo tiempo los Desérticons andan en el Desierto (obvio) haciendo planes para recuperar el arma de la Luna que se huachipitió Louis Armstrong. Lo más importante de todo es que Indianito va a una entrevista de trabajo con John Malkovich de esa película Quieres Ser No Sé Quién pero acá haciendo de Eduardo Cruz-Johnson porque tiene la cara color zapallo. Ahí le sale el chino chistoso de Qué Pasó Ayer, y también se pone celoso de Megan Hot 2.0. porque el jefe le regala un auto, etc. También sale Magnetrón el Transformer malo de las otras películas, y anda con una bufanda lo juro por Dios. Ah y el auto amarillo que tiene cara de mosca y diseño Kill Bill, también.

Ahora que lo pienso esta película tiene menos cuento que abuelita muda con amnesia. Aparecen todos los robots de las otras películas (creo) y todos corren para todos lados pero da lo mismo lo que pasa. En una parte explican que los Desérticons quieren traer su planeta robot y estacionarlo al frente de la Tierra, para que los humanos sean esclavos, pero según yo eso es como querer esclavizar un montón de hormigas, porque de qué le van a servir los humanos flaitongos a un Transformer, si hasta para hacerles cambio de aceite tendrían que subirse a una grúa. La cosa es que como quieren usar a los humanos de esclavos, los Desérticons se ponen a matarlos a todos con rayos láser onda Guerra de los Mundos, y hacen pebre una ciudad completa, mientras los Autobots se van de la Tierra porque son valientes guerreros.

Lo que sí tiene esta cuestión es EFECTOS ESPECIALES MODERNOS pero A TODO CHANCHO. Las montañas de cachureos se ven INCREÍBLEMENTE bien, y tienen tanto detalle que el ojo de uno pide jubilación anticipada y a la salida toda la gente sale TURNIA. Hay como setenta escenas en que pasan cosas MAESTRAS como una parte en cámara lenta en que un Transformer va como auto, tira al humano pasajero por la ventana, SE TRANSFORMA EN ROBOT, pelea con otros robots MIENTRAS EL HUMANO VA EN EL AIRE, después lo ataja y VUELVE A TRANSFORMARSE EN AUTO. La dura. Lo único malo es que mientras pasa eso uno está con el medio bostezo porque todos los personajes son pelmazos y TODO DA LO MISMO.

Dura como dieciocho horas esta película, pero uno no se urge ni un solo segundo, en serio. Aunque pasan las cosas más BACANOSAS en pantalla, da lo mismo el orden de las escenas, y yo cacho que uno se urgiría más si viera las partes buenas en el LCD del mall mientras espera a la mamá. Así que felicitaciones al peliculasta por hacer que los mejores efectos especiales de la historia den sueño (maestro).

Así que eso sería. No me gustó NADA esta cuestión salvo las partes buenas de efectos especiales que se pueden ver desordenadas y da lo mismo. Todo pasa a pito de nada, los personajes son pelmazos que dan lo mismo, Megan Hot 2.0. es entera fome, Indianito es más apestoso que nunca, etc. Igual tiene menos chistes tontorrones que la dos, y como es en 3D hay peleas que se entienden mejor, pero ni ahí con Transformers 3: New Moon. Es bacán el 3D y todo se ve con profundidad, pero no hay que ser tan superficiales. No la vean. A los únicos que les voy a recomendar esta película es a los que les gustaron las otras Transformers y a los que se comían el Stic-Fix cuando chicos. Ellos lo van a pasar chancho. Ciento diez millones de estrellas y un Joan Rivers Award a Magnetrón por la bufanda tan fashion.

Ah y lo otro que quería mencionar antes de irme es lo APESTOSO que es que salgan tantas marcas en esta película. Me dejaron chato con los logotipos en los autos, los computadores, las bebidas, TODO. Parecía comercial la cuestión y quedé chato con las marcas, en serio. Finalmente, ¡GRACIAS LG POR INVITARME A CRITICAR PELÍCULAS EN SUS BLOGS! Viva la línea CINEMA 3D de LG, Life’s Good.