Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
LG-contaminacion-marina-alimentacion-640x300

¿Qué relación hay entre la contaminación marina y nuestra alimentación?

07-08-2015
Hace algunos años lo que más importaba y de los que más se hablaba en los medios informativos, era sobre la contaminación del aire y el cambio climático que avanzaba y sigue creciendo a pasos agigantados. Hoy ya no es lo mismo, puesto que se ha sumado otro demonio en el planeta, la contaminación marina

LG-contaminacion-marina-alimentacion-640x300

Hace algunos años lo que más importaba y de los que más se hablaba en los medios informativos, era sobre la contaminación del aire y el cambio climático que avanzaba y sigue creciendo a pasos agigantados. Hoy ya no es lo mismo, puesto que se ha sumado otro demonio en el planeta, la contaminación marina y cómo esta influye en nuestra alimentación.

Bol

La desinformación y las malas prácticas de millones de personas y de cientos de empresas, que arrojan todo tipo de desechos. Y un dato no menor: La bolsa de plástico o el envase de yogurth por ejemplo, que utilizas 5 minutos, queda 150 años en el planeta y muchas veces, llega a las aguas dulces y saladas y  ha hecho que peces y mariscos consuman un gran porcentaje de productos químicos. Lamentablemente, estos seres son sacados del mar para ser comercializados como productos marinos y ser llevados a la mesa, haciendo que su contaminación llegue a nuestro cuerpo cuando los comemos.

¡Hay que preocuparse!

Para que tomemos en consideración, un estudio realizado por el Instituto 5 Gyres en diciembre del 2014, tras seis años de investigación, estimó que 5,25 billones de partículas de plástico, que pesan unas 269.000 toneladas, están flotando en la superficie del mar. Y es el bisfenbol A (BPA)2, un componente de plástico de policarbonato, que sería el producto químico más conocido que se ha encontrado; este produciría problemas endocrino.

Daños al ser humano

Faltan muchos estudios para determinar específicamente cuál es el daño que producen estos alimentos contaminados, pero se cree que hay algunos pescados y mariscos con altos niveles de mercurio; estos no deberían ser consumidos por mujeres en edad de tener hijos y por niños pequeños.

Las toxinas y productos químicos que quedan en mariscos y peces realmente superan lo que pensamos. Un estudio demostró que microplásticos del tamaño de 3,0 y 9,6 um de diámetro puede viajar más allá de las entrañas de un mejillón y en sus sistemas circulatorios y hemocitos, donde pueden permanecer por un periodo de más de 48 días.

Todo sobre:

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente