Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Este edificio se

Este edificio se “come” el esmog

19-02-2016
Tal como un árbol, respira desperdicios y exhala energía limpia

Este edificio se "come" el esmog

Un nuevo edificio construido en Milán destaca por su diseño vanguardista y por sus asombrosas capacidades: es capaz de “tragarse” parte del esmog de la ciudad, o más bien, de convertirlo en sal. Sí, escuchaste bien, una empresa de construcción italiana ha desarrollado un tipo de hormigón fotocatalítico que es capaz de eliminar los contaminantes de la atmósfera. Si bien resulta difícil que un par de edificios como estos vinieran a solucionar un problema de contaminación como el de Santiago, ¡todo aporta!

Entra esmog, sale energía limpia

El edificio lleva por nombre Palazzo Italia y para su construcción se utilizó un material que mezcla cemento y dióxido de titanio. Cuando ambos elementos entran en contacto con la luz solar, capturan los compuesto de óxidos de nitrógeno del aire y los transforman, literalmente, en una suerte de sal. Luego, cuando hay mal tiempo y llueve en la ciudad, la fachada se limpia y la sal inofensiva se disuelve sin problemas, eliminando así los contaminantes.

Además de estas propiedades, las 2.200 toneladas de cemento que se utilizaron para su construcción son capaces de soportar presiones muchísimo más altas que el hormigón convencional, haciendo la estructura más flexible. Gracias a ello, el edificio puede contar con las delicadas formas de ramas que destacan en su fachada.

La obra fue construida por el estudio Nemesi de arquitectos italianos, utilizando mayormente materiales reciclados. Sus diseñadores aseguran que consume un 40% menos de energía que un edificio normal. Sumado a ello, cuenta con un techo de vidrio que contiene paneles solares capaces de generar 140 kilovatios, es decir, además de hacer polvo el esmog, el edificio produce energía limpia.

Este edificio se "come" el esmog

Las ventajas del material

El óxido de nitrógeno, compuesto que absorbe el nuevo tipo de hormigón, es uno de los principales contaminantes producidos por el tráfico y por la quema de combustibles fósiles. Éste aumenta el riesgo para los asmáticos y es el responsable de varios tipos de alergia. La existencia de una estructura como ésta Milán podría sernos indiferente, pero si pensamos en las capacidades del hormigón fotocatalítico, éstas podrían ser muy útiles, por ejemplo, para pavimentar veredas, quizás calles o construir grandes edificios públicos. Si muchas estructuras en la ciudad fueran elaboradas a partir de este genial material, seguramente sí podría hacerse una diferencia y reducir algunos efectos adversos de los contaminantes.

Si Italcementi, la compañía italiana responsable de la producción del nuevo material, gastó más de 12.500 horas en la elaboración de este súper cemento, vale la pena utilizarlo, ¿o no? De acuerdo a Carlo Pesenti, presidente ejecutivo de la compañía, “con este producto sentimos que podemos proporcionar una solución proactiva para al menos uno de esos problemas que vemos todos los días en la calidad del aire de nuestras ciudades. Por lo tanto, estamos ofreciendo al sector público y a otras entidades la posibilidad de optar por un material de larga duración, dirigido a crear soluciones como parte de su programa de lucha contra la contaminación”.

Cuando este material es incorporado en proyectos sostenibles como el del Palazzo Italia, la estructura puede realmente convertirse en una suerte de árbol que aplica fotosíntesis, absorbiendo nuestros desperdicios de la atmósfera y devolviéndonos energía limpia y aire puro. Un proyecto inteligente que esperamos que se replique en otras partes del mundo.

¿Te parece que un proyecto así podría ser aplicado en tu ciudad?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente