Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Esos fascinantes cohetes espaciales que van y vuelven

14-04-2016
Son el gran avance que nos acerca cada vez más a Marte.

Creo que estamos viviendo un tiempo realmente hermoso respecto a la denominada “carrera espacial”, sí, hay mucho que explorar.

Los lanzamientos hacia órbita son hechos por empresas privadas o agencias espaciales. Entre las agencias más conocidas tenemos a la rusa Roscosmos, la estadounidense NASA y a la europea ESA. Ellos regularmente envían satélites, cargos, astronautas o cosmonautas hacia el espacio.

Y claro, es muy emocionante cuando hacen estos despegues, pero la tecnología no permite que los cohetes que impulsan a estas naves se puedan reutilizar, haciendo que los presupuestos de cualquiera nación se tripliquen y tengan menos dinero para el próximo proyecto, ya que caen al mar o se desintegran, hasta ahora…

Voy y vuelvo

Este es el escenario: todos quieren ir al planeta Marte, y todos son “amigos” o partners y trabajan hace años en diferentes aristas para cooperar y “unidos” lograr el objetivo. Es por eso de quien tenga la mejor tecnología, sea más barata y eficiente, estará siempre a la cabeza de la exploración de nuestros planetas vecinos. Hay dos coaliciones en dura competencia: Estado Unidos y Rusia junto a la Unión Europea.

En este clima de cooperación internacional, hay dos empresas privadas que lograron la tecnología necesaria para reutilizar más de una vez un cohete espacial. Uno es el dueño de Amazon, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo desde el 2015 y el otro es Elon Musk, conocido como el Tony Stark de la tecnología.

Ambos con mucho dinero y con grandes equipos de trabajo, al mismo tiempo obtuvieron resultados positivos en la inteligente tarea de acortar presupuestos y que los viajes espaciales sean “accesibles” a casi cualquiera, claro hay que pagar grandes sumas todavía por ellos, pero es solo el principio.

Si bien ambos tienen en mente obtener un gran pedazo de la torta en viajes turísticos espaciales, esta tecnología también permitiría nuevos diseños de naves espaciales que volverían nuevamente a tierra sin ser desechables. Es lo que pasa actualmente con las maravillosas y funcionales naves rusas Soyuz.

En ellas son las que viajan en este momento astronautas y cosmonautas hacia la Estación Espacial Internacional y cuando regresan a Tierra no se pueden volver a utilizar.

El retorno de los astronautas a casa

¿Viste Superman I? Kal- El llega a Tierra en una nave kriptoniana, que a la vista era una bola de fuego por la fricción con la atmósfera y choca dramáticamente con el suelo.

Así vuelven los humanos a casa nuevamente, con un traje espacial y no desnudos como Superman, en una nave donde solo caben 3 personas más “equipajes” y algunos experimentos. Van pasando fases de desintegración a medida que ingresan, quedando solo la cápsula donde vienen los pasajeros.

Se aproximan al aterrizaje envueltos en fuego, se activan 2 paracaídas y antes de tocar el suelo (¡touchdown!) se activa un sistema de frenos que a simple vista parece que !explotan!

Aterrizaje Soyuz. Fuente: NASA

Nave Soyuz quemada por el ingreso a Tierra. Fuente: Space

Esto luego de que se cerrara la era gloriosa de los Transbordadores espaciales NASA, que si bien eran exitosos en la mayoría de sus despegues y aterrizajes, los últimos accidentes los terminaron por sepultar en el baúl de los recuerdos y es ahí que Rusia reaparece, y por años han sido los amos y señores de los lanzamientos de humanos al espacio.

¿Cómo van y vuelven estos cohetes espaciales?

El 4 de abril 2016, la compañía Blue Origins de Jeff Bezos, decidió reutilizar y relanzar el cohete New Shepard, que ya había sido lanzado en enero 2016. El ejercicio llamado “#LaunchLandRepeat” (Lanzamiento, aterrizaje y repetición) consistía en subir a más de 100 kilómetros, que eso se considera estar en el espacio, separarse de la capsula que contiene pasajeros y volver a la Tierra. Pues bien ¡lo logró! Sólo vean el increíble video:

Paralelo a esto en diciembre del 2015, SpaceXla compañía de Elon Musk, logró con éxito que el cohete Falcon 9 aterrizara en tierra luego de dejar un cargo en el espacio, pero él quería más. Lanzar el cohete al espacio y hacerlo devolverse al mismo punto donde partió exigía de mucho combustible, entonces a la compañía se le ocurrió que el cohete debía volver a una zona cercana, después de dejar la nave cargo en el espacio, llamadas Dragon, y ¡qué mejor lugar que en el mar! Así no debía volver y gastar una infinidad de energía y recursos.

Entre varios ensayos con resultados negativos, el viernes 8 de abril 2016 fue el día más feliz de la vida para toda la empresa. El Falcon 9 luego de dejar el Dragon directo hacia la Estación Espacial, inicia su regreso, y todos lo que estábamos viviendo en ese momento no podíamos creerlo: ¡Un maravilloso cohete que venía del espacio pudo aterrizar en medio del mar!

¿Era un montaje? NO ¿Fue ciencia ficción? NO. Era el resultado de años de ingeniería humana convertidos en el espectáculo más increíble del año.

Las redes sociales y la prensa de todo el mundo literalmente explotaron, todas las felicitaciones y parabienes para Space X se volvían trending topic, videos de una y otra vez mostrando este gran acontecimiento, hasta el Presidente de Estados Unidos, Barak Obama, les envió un tweet, (y después quien sabe cuántos contratos):

Todo sobre:

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente