Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

El futuro está impreso en 3D

15-04-2016
Órganos, comida y hasta un clon de Scarlett Johansson. La impresión 3D parece no tener límites.

La tecnología 3D está avanzando a pasos agigantados. Hasta hace muy poco estas máquinas eran muy costosas, pero el mundo de posibilidades que se abrió con el desarrollo de esta nueva tecnología, la imaginación y el diseño han hecho que sus precios bajen y sean más accesibles.

Sin ir más lejos en las posibilidades, hace muy poco Ricky Ma, un diseñador gráfico de Hong Kong, presentó un robot humanoide muy, pero muy parecido a Scarlett Johansson. Un año y medio le llevó la faena, donde el 70% del robot está impreso en 3D y en el cual invirtió alrededor de 50 mil dólares (unos 33 millones de CPL), sin contar los estudios en electromecánica y programación ya que el robot puede sonreír, guiñar los ojos y mover brazos y piernas.

Pero esto es solo una muestra de los que pueden hacer las disciplinas combinadas, ya que este hombre no solo creó un objeto con una impresora 3D, sino que le dio “vida” por medio de la programación y la electrónica.

Los orígenes 3D

Toda nueva y revolucionaria idea comienza con un grupo de nerds o geeks encerrados en un subterráneo tratando de cambiar al mundo. Esta industria no es la excepción. En Netflix encontrarán un documental llamado “Print the Legend” (absolutamente recomendable) donde se ven los orígenes arcaicos de esta máquina, además del rápido surgimiento no de una, ni dos, sino tres y cuatro empresas competidoras tratando de abarcar no solo el mercado macro, sino buscando la forma de fabricar a bajo costo una impresora de nivel usuario. Y también tiene la parte sabrosa de socios enojados, socios “desasociados”, diferencias en como dirigir el negocio cuando crece de forma explosiva y cómo sobrevivir y no morir en el intento. En serio, véanlo.

Tecnología abierta para todos

Hay dos tipos de impresoras 3D. Unas que funcionan por la superposición de materiales como plásticos o resinas, y otras que lo hacen por impresión por inyección, donde una capa de polvo muy fina se aplica a la base y el cartucho, parecido al de la impresora tradicional, inyecta un pegamento para fijar dicho polvo, así se hace bloque por bloque para finalmente eliminar el polvo que no fue adherido.

La idea de todos aquellos involucrados en esta industria, es que el contenido sea de código abierto u “open source”, ya que los prototipos a imprimir requieren mucha precisión, escaneo y diseño, de esta forma los objetos puedan ser descargados y usados por todos aquellos que lo necesitan sin costo.

Más allá de imprimir una chuchería, los verdaderos avances y mayor utilidad de estas impresoras se está dando en el mundo de la medicina, con la impresión de prótesis, aunque la mayor revolución es que son de bajo costo, por lo tanto mucho más accesible. Por supuesto, eso no es todo, ya se está experimentando con la impresión de órganos plásticos funcionales.

Y no solo para personas <3

El peligro radica en el mal uso que se le pueda dar, un ejemplo es la impresión de armas totalmente funcionales, convirtiendo a la impresora 3D en un arma de guerra económica (pueden ver la controversia en el documental que les recomendé más arriba).

Tu imaginación es el límite

Puedes imprimir lo que te imagines en una impresora 3D, solo debes desarrollar el diseño: tornillos, zapatillas, hasta autos y un sinfín de etc. La impresión 3D está entrando a paso firme en todas las industrias; construcción, moda, diseño…  Paralelamente se aprovecha la tecnología 3D desarrollada y se experimenta con otros materiales, donde se pueden desarrollar objetos comestibles al reemplazar el plástico por chocolate (¡ñami!) y se habla de que en el futuro se podría incluso reemplazar el plástico por células madres para la fabricación de órganos.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente