Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
LG

El cuento que predijo cómo sería Internet… ¡en 1946!

30-03-2016
Y cómo su mal uso podría traer consecuencias inadvertidas.

LG

Hace 25 años, el inglés Tim Berners-Lee inventaba lo que sería la primera página de Internet. Pocos eventos podrían equivaler en importancia a lo hecho por el científico, hoy conocido como Sir Tim Berners-Lee (inventar Internet, al parecer, te hace un caballero), porque ¿qué seríamos sin la World Wide Web? ¿dónde veríamos videos de gatitos, memes y tantas otras cosas que nos sacan sonrisas?

Pese a que la Web, como la conocemos, es muy reciente, cabe destacar el caso de visionarios que se imaginaron algo escalofriantemente similar hace muchas décadas. Murray Leinster es, sin duda alguna, uno de ellos.

De manera inesperada, predijo con bastante detalle lo que sería Internet ¡en el año 1946! Leer hoy su relato da casi escalofríos.

William Fitzgerald Jenkins, más conocido como Murray Leinster

56f1c2bbc46188d8058b45cd

El seudónimo de este escritor estadounidense era Murray Leinster y dedicó parte de su carrera a escribir ciencia ficción e “historia alternativa”, es decir, el cómo sería la historia si un elemento hubiese cambiado en la cronología real de hechos. Esto ya lo hace interesante. Si sumamos a ello que participó activamente en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial, específicamente en esta última siendo miembro de la Oficina de Información de Guerra, lo convierte en un personaje aún más atractivo.

En su vida publicó alrededor de 1.500 cuentos y artículos y escribió guiones para cine y radio. Pero donde realmente destacó fue en el género de la ciencia ficción, en donde tuvo la audacia de imaginar mundos inexistentes en un siglo XX que aún ni asomaba su coronilla en la era digital. Dentro de sus invenciones en el género, se le atribuye la invención de los relatos de universos paralelos o alternativos y el concepto “primer contacto”, para hacer referencia al primer encuentro entre seres humanos y extraterrestres.

El mundo en 1946

¿Cómo era ese mundo en que le tocó vivir a Murray Leinster? Era un mundo de postguerra, acababa de terminar la Segunda Guerra Mundial y recién se asomaba lo que sería la Guerra Fría, ese mundo dividido en dos en que la comunidad internacional aguantaba la respiración para que no se hicieran detonar bombas atómicas; la sombra de Hiroshima y Nagasaki aterraba a quien pensara que podían ser los próximos.

En cuanto a la tecnología, recién aparecían los primeros electrodomésticos del hogar y la televisión aún se encontraba en su infancia, la BBC había empezado sus transmisiones hacía sólo diez años. Sobre Steve Jobs no se sabría hasta la década de 1970 y los computadores únicamente existían como proyectos masivos (Coloso, Harvard Mark, ENIAC). La idea de un computador personal era absolutamente disparatada. Nos preguntamos entonces, ¿cómo es posible que en este primitivo escenario Murray Leinster haya soñado con Internet y sus peligros? Diremos que sencillamente miró más allá de lo que le ofrecía su mundo.

A logic named Joe (Un lógico llamado Joe)

Y tras imaginar este fabuloso mundo futurista, Murray Leinster lo llevó al papel, creando un cuento corto titulado A logic named Joe, traducido al español, Un lógico llamado Joe, el que fue publicado en la revista Astounding Science Fiction, en 1946. Te preguntarás qué es un “lógico”; pues el equivalente en la mente de Leinster a lo que hoy conocemos como un computador con acceso a Wi-Fi.

En este universo, todas las personas tienen en la casa un “lógico” que está conectado a un “tanque” que ofrece a los usuarios toda la información que requieran encontrar (¿Te suena conocido?). El “lógico” funciona para los pobladores de este mundo como una fuente de referencia para cualquier tema y, además, como una caja de entretenimiento. De acuerdo al autor, desde un “lógico” el usuario puede acceder a reportes sobre el clima, saber qué equipo ganó determinado partido deportivo, o bien, consultar quién estaba en la Casa Blanca en años pasados.

Todos eran felices y estos dispositivos hacían la vida de las personas más fácil, hasta que aconteció la fatalidad que le da trama al cuento: uno de los lógicos, apodado Joe, viene con un defecto de fabricación que lo hace consciente de sí mismo. No es que se quiera apoderar del mundo ni aniquilar a la raza humana, si no que gracias a este defecto, Joe sacará a relucir lo peor de las personas. ¿Cómo? Proporcionándoles toda la información que requieran sin censura alguna, en otras palabras, proporciona tanto conocimiento que se hace peligroso.

Si quieres saber cómo envenenar a tu esposo sin ser descubierto, Joe te lo dice, si quieres encubrir que eres un alcohólico empedernido, Joe te dice cómo hacerlo, o bien, si estas corto de dinero y quieres robar un banco, Joe sabrá cómo hacer para que no te descubran. Es así como el acceso al conocimiento prohibido, sume a la sociedad completa en el caos (algo como un caso Wikileaks pero más literal).

Lo genial del cuento es que no solamente predice lo que será la Red y su modo de funcionamiento, si no también los peligros que involucra el tener acceso a un conocimiento ilimitado sin limitaciones éticas.

¿Qué otros escritores adelantados a su tiempo recuerdas?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente