Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
LG-Adam-Herscher-640x300

Adam Herscher, un hombre que dejó 250 mil dólares al año

04-11-2014
Trabajar es una de las actividades que más nos demandan tiempo de nuestro día. Ese supuesto balance perfecto entre ocho horas  de sueño, ocho de esparcimiento y ocho de trabajo, difícilmente se cumple en la realidad. A veces por cuestiones incluso ajenas a nuestra voluntad o la de nuestro empleador. De hecho, moverse de un

LG-Adam-Herscher-640x300

Trabajar es una de las actividades que más nos demandan tiempo de nuestro día. Ese supuesto balance perfecto entre ocho horas  de sueño, ocho de esparcimiento y ocho de trabajo, difícilmente se cumple en la realidad. A veces por cuestiones incluso ajenas a nuestra voluntad o la de nuestro empleador.

De hecho, moverse de un lado a otro en  la ciudad ya nos carcome horas de descanso, sin contar otros quehaceres, trámites y un sinfín de obligaciones que torna a veces el mundo laboral como algo abominable.

Y esto corre para todos. Desde el trabajo más rutinario y mecánico, a aquellas personas que trabajan como líderes en cosas que les apasionan (o en su momento lo hicieron).  Justamente, esta clase de personas es a la que con frecuencia el resto no logra entender cuando deciden dar u vuelco en su vida.

Porque claro, se puede tener comodidad y seguridad financiera, pero ¿realmente es lo que quiero para mi vida?

Eso fue lo que pensó el cofundador y CEO de HasMetrics, Adam Herscher, quien llegó a tener un sueldo de 254,895 dólares al año trabajando para Microsoft. Sin embargo, un día decidió renunciar.

¿La razón?

No fue por dinero. Si bien es cierto que Microsoft tenía un excelente trabajo, había demasiado de todo. Demasiada gente, demasiados equipos, demasiada burocracia  y demasiadas opiniones.

Así que finalmente, a pesar de tener todo para financiar un estilo de vida tranquilo, técnicamente era infeliz. Un pájaro en jaula de oro, y fue por esa razón que escribió los motivos por los que aún estaba en Microsoft y que lo retenían de emprender el vuelo:

  1. Ver el impresionante impacto de mi trabajo.
  2. Las personas inteligentes con las que me gusta trabajar todos los días.
  3. Jefe inteligente que pasa a través de burocracia y protocolos y reduce al mínimo los gastos generales.
  4. Lealtad al administrador, empleados, compañeros.
  5. El dinero en el banco para financiar mi propio estilo de vida.
  6. Sentirme reconocido / apreciado por lo que hago.

Cuando Adam renunció,  se dedicó a un proyecto más personal. Un trabajo que le dio libertad en muchos aspectos, que se acomodaba a su nueva filosofía,  pues al final del día, lo que nos deja tranquilos, es saber que estamos haciendo lo que amamos y no hacer lo que otros aman.

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente