Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
sandw-LG-Blog-640x300

Un sandwich es el responsable de un nuevo método de reciclaje

18-12-2014
A veces la ciencia ataca donde menos te lo esperas. Si Newton descubrió la gravedad con una manzana en su cabeza, ¿por qué a más gente no le puede pasar algo similar? Un grupo de científicos de la Universidad de Cambridge descubrió por accidente un método único de reciclaje debido a la preparación de un
Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

A veces la ciencia ataca donde menos te lo esperas. Si Newton descubrió la gravedad con una manzana en su cabeza, ¿por qué a más gente no le puede pasar algo similar?

Un grupo de científicos de la Universidad de Cambridge descubrió por accidente un método único de reciclaje debido a la preparación de un sándwich de tocino. Si, un sándwich de tocino.

Descubrir por accidente

Todo  empezó así. Debido a que programaron mal el tiempo del microondas, el emparedado terminó convertido en carbón al rojo vivo (¡NOO!), lo que les dio una idea a Howard Chase y Carlos Ludlow-Palafox , quienes al ver su comida convertida en cenizas, se preguntaron si el procedimiento podría aplicarse a otros materiales dado que el carbón, es un excelente conductor del calor.

Cuando está mezclado con materiales orgánicos, este los incinera, pero si la mezcla es con metales, sus altas temperaturas permiten la separación de estos en forma sencilla.

Han pasado ya 15 años desde aquel nefasto incidente (la carbonización de un sándwich) pero gracias a eso, hoy, Howard y Carlos, administran en Cambridge la primera planta de reciclaje experimental basada en microondas.

Actualmente, trabajan con plástico y aluminio laminado, elementos ideales para este proceso debido a su ligereza, flexibilidad y precio, pero sumamente difícil de separar al momento de reciclar.

Separando el aluminio en solo dos minutos,  se introduce una mezcla de partículas de carbón y trozos de plástico-aluminio laminado, en un microondas tradicional, extrayendo el aire por medio de nitrógeno inyectado. Luego de dos o tres minutos a 600 grados -dependiendo del gramaje- los elementos quedan convertidos en virutas de aluminio puro, junto a hidrocarburos, refinables para la creación de combustible.

Por ahora, los investigadores tratan de llevar este sencillo y genial proceso a un modelo industrial. Una idea genial, nacida de un sándwich. Newton estaría orgulloso.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente