Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Cote2

¿Sabías que existen trasplantes de caca?

28-06-2018
En Chile los primeros trasplantes se realizaron hace seis años.

Cote2

Claro está que no es la situación ideal para nadie, pero puede llegar un momento en nuestras vidas en que necesitemos un trasplante de caca. ¿Caca? ¿Cómo es eso? Sí. A todos nos puede pasar que lo estemos pasando mal gástricamente o que tengamos una enfermedad fatal, como ocurre con pacientes con Clostridium difficileuna bacteria que causa diarrea grave. Y una solución para eso, según la ciencia, puede ser un trasplante de caca. El Dr. Rodrigo Quera, gastroenterólogo de la Clínica Las Condes, nos cuenta los detalles.

¿Quiénes necesitan trasplante?

Clostridium difficile es una infección que sucede cuando la flora intestinal se ve alterada por el uso de antibióticos o por tener alguna enfermedad de base; como pacientes oncológicos, personas con infección urinaria, odontológica y dermatológica, por ejemplo.

Pero no es llegar y realizar el trasplante, se recurre a esto como última alternativa, cuando los intentos por detener la infección con antibióticos, no son efectivos en el paciente. Después de la segunda recurrencia, recién, se recomienda el trasplante fecal. Cuando ya los medicamentos no son 100% efectivos, la posibilidad de respuesta a un trasplante, es sobre un 90%”, dice Quera.

¿En qué consiste el procedimiento?

Consiste en administrar contenido fecal desde una persona sana a un paciente que tiene Clostridium difficile, con el objetivo de restaurar la microbiota intestina protectora (un mundo microscópico viviente que habita tu intestino). Las heces del donante contienen muchos microorganismos, que tienen la capacidad de recolonizar el intestino del paciente enfermo y competir con la infección para restablecer el equilibrio de todos estos “bichitos” habitantes en la guata de cualquier mortal.

Si la infección no es tratada adecuadamente o el paciente se resiste a la posibilidad de someterse a este tratamiento, se ve afectada su calidad de vida, explica el gastroenterólogo. Por ejemplo, algunos de ellos no pueden trabajar por la diarrea o se tienen que hospitalizar con frecuencia, y mientras más recurrente es el episodio, tienen más probabilidades de volver a caer. ¿Y cómo se realiza?

El trasplante se puede administrar por vía alta, a través de una sonda nasoenteral, que va desde la nariz, hasta el intestino delgado. Sin embargo, no creas que se meten las heces tal cual por la nariz, sino que “se hace una filtración de las deposiciones de un donante”, explica Quera. La otra alternativa, es por la vía baja (vía rectal), por colonoscopia (la más usada) o por enemas, ambas a través del ano.

Ser donante

En la mayoría de los casos, dice Quera, el donante es una persona de la familia o el cónyuge. Sin embargo, deben someterse a una serie de exámenes y cumplir con ciertos requisitos, como que no haya tenido hospitalizaciones recientes y no haya usado antibióticos en los últimos meses.

En Chile esto ya se está haciendo. Los primeros trasplantes de microbiota fecal, se llevaron a cabo hace seis años y la gran mayoría de los pacientes trasplantados ha tenido buenos resultados.

Este tratamiento está actualmente salvando vidas; personas que vivían incómodas teniendo que correr al baño permanentemente, con grave riesgo de, incluso, morir a causa de su molesta enfermedad. Este simple procedimiento, les devuelve su vida, les permite volver al trabajo y sentirse de nuevo a gusto en su cuerpo.

La ciencia haciendo maravillas.

Todo sobre:

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente