Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña

Niños diseñaron y crearon sus propios brazos protésicos con súper poderes

06-04-2016
"¿Qué súper poder les gustaría tener?", esta es la pregunta que las empresas KIDMob y Autodesk realizaron a 6 niños con dismetría.

¿Por qué estamos empeñados en recrear la funcionalidad de una mano, cuando podríamos hacer cualquier cosa, cosas mucho más entretenidas que las manos reales no son capaces de hacer?

Esta es la pregunta que se planteó Kate Ganim, cofundador de KidMob, empresa sin fines de lucro de diseño amigable que integra a los niños para trabajar en conjunto, porque creen que los menores son siempre los más creativos (y difícil contraargumentarlo).

De ellos nació la idea de realizar un evento con niños con dismetría (discrepancia en la longitud de las extremidades) en enero pasado en San Francisco, para preguntarles: ¿qué superpoder les gustaría tener  en sus prótesis? Superhéroes Cyborgs, se llamó el evento de cinco días que reunió a seis niños entre 10 y 15 años con dismetría en las extremidades superiores, junto a especialistas en diseño 3D y expertos de aumento para crear prótesis únicas. ¿El objetivo?, recrear el sueño de cada niño y llevarlo a la nueva y exclusiva prótesis.

“Si no tienes una mano, puedes tener lo que quieras”, ese es el lema con el que Superhéroes Cyborgs motiva a los menores a desarrollar su creatividad y a trabajar en conjunto para lograr la prótesis soñada.

La pequeña Jordan Reeves de 10 años fue una de la afortunadas que logró realizar su sueño: disparar brillos con su brazo, a través de un movimiento de muñeca. Después de realizar distintos bocetos e impresiones en 3D, Jordan logró su prótesis con súperpoderes, al que llamó “Proyecto Unicornio”.

Como Jordan, también se encuentra David Botana de 13 años, quien quiso crearse una mano multifuncional. En un dedo quiso tener un lápiz oculto, en otro, un sistema que le permitiese manejar una pistola de agua, y otro sistema que le permitiese llevar las riendas de un caballo.

Kieran Blue de 12 años diseñó una mano con luces LED y un soporte de aluminio que le permite llevar cosas pesadas. Riley González de 10 años, optó por una prótesis con arco y flechas desmontables y Sidney Howard de 12 años, diseñó una prótesis en forma de pistola de agua que se activa con el codo.

Mucho más que una prótesis con poderes

Al finalizar el evento, los niños presentan sus creaciones ante los expertos y se les asigna un mentor cuyo trabajo es mantener el contacto durante los próximos seis meses para ayudar a los niños a refinar sus ideas para lograr perfeccionar sus prótesis.

Una vez a la semana los niños hablan a través de video chats con sus mentores, explican su experiencia, el uso que le dieron a sus prótesis y las necesidades que surgieron para así poder  mejorarlas, dándoles mayores funcionalidades.

Por ejemplo, Jordan y su mentora ahora están trabajando para poder fortalecer la prótesis y permitir que pueda soportar cosas pesadas. Quieren que incluya una mano, para que Jordan pueda tomar y usar un celular y así ver los videos que tanto le gustan.

Los creadores del taller cuentan que más que crear una mano que tire brillos, la idea es empoderar a los niños a crear lo que ellos sueñan e invitarlos a descubrir por sí solos las reales necesidades que quieren cubrir a través de sus prótesis.

¿Qué otros buenos usos de la impresión 3D conoces?

Todo sobre:

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente
Maria Jesus Martinez-Conde
por Maria Jesus Martinez-Conde
¡Qué buena iniciativa!