Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Conferencia.Ken.Robinson

[Conecta 2010] Celebrar la diversidad

17-12-2010
Cuando Sir Ken Robinson dijo esta frase, confieso que me quebré. No había escuchado a otro experto en Educación decir aquello con tanta convicción, y me emocionó. Esa frase significa mucho para mí, pues es una de las columnas vertebrales de mis conversaciones y charlas con profesores y bibliotecarios durante estos ya 4 años visitando

Cuando Sir Ken Robinson dijo esta frase, confieso que me quebré. No había escuchado a otro experto en Educación decir aquello con tanta convicción, y me emocionó. Esa frase significa mucho para mí, pues es una de las columnas vertebrales de mis conversaciones y charlas con profesores y bibliotecarios durante estos ya 4 años visitando colegios. Celebrar la diversidad. “Estamos obsesionados con estandarizarlo todo, cuando en realidad deberíamos celebrar la diversidad de talentos, personalizar la educación”, afirmó. Y qué tremendamente cierto es.

Que Lenguaje y Matemáticas son más importantes que las otras asignaturas, que hay que ir a la universidad tradicional “porque sí”, que las artes son hobbies y no formas “adecuadas” o “seguras” de ganarse la vida… En fin. Décadas de décadas de identidades castradas, de talentos escondidos que nunca salieron a la luz, de sueños infantiles que se minimizaron y pisotearon porque no hay espacio para la imaginación, “hay que ser realistas”. Décadas de ingenieros que nunca descubrieron que podían (y querían!) ser directores de orquesta, doctores que disfrutan más pintar en óleo que ir a su consulta, niños con un entendimiento extraordinario de las piezas internas de un reloj pero que es obligado a pasar más horas aprendiendo ortografía…

No se educa a cosas, se educa a personas, pero no hay una medida humana hoy en los sistemas educativos, sino industrial, donde todo funciona por inercia y con los mismos estándares y estructuras del sXIX porque “así ha sido siempre”. Cuando voy a un colegio y hablo con los niños, yo digo NO. No tiene que ser así. No puede ser así. Pero los profesores bajan la mirada, se sienten atados de manos, y yo me siento impotente. Y contengo el llanto cuando un extranjero exclama a la audiencia que dejemos de ser una fábrica de salchichas y comencemos a celebrar la diversidad. Porque siempre fui distinta y abrirme camino fue dolorosamente difícil. No quiero que más niños pasen por lo mismo. No deben. Podremos algún día iniciar una verdadera revolución?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente
por Carolina Maldonado
Fran, contengo el llanto leyendo tu posteo y que ganas de iniciar una revolución, pero al igual que tu... contengo. Carolina Ingeniera formada Actriz frustrada