Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Romi1

Cinco consejos para la compra navideña online

14-12-2018
La locura fiestera ya comenzó y no todos tienen tiempo (ni ganas) para pasar horas vitrineando en un mall. Comprar a un click y sin moverse del escritorio le salva la vida a muchos en esta época, pero puede transformarse en un desastre para los no tan asiduos a sobrevivir en la selva e-commerce. Ojo con estos consejos.

Romi1

Hace algunos años pasé la navidad en Italia, y como ahí la nieve abunda y las temperaturas bajan, refugiarse en un mall calefaccionado a hacer las compras no parecía una mala idea. La gente hasta lo agradecía, en realidad. Van relajados por la vida, ya que para ellos las fiestas de diciembre son un mero break dentro de su año hábil. Otro cuento es el que vivimos en Chile. Generalmente es la época donde nos golpean los 30 grados y más, donde pareciera haber más tacos que nunca, donde se junta el término del año escolar y universitario, donde hay que cerrar caja y semestre, donde los jefes presionan por informes y uno rezando para que al día 31 te renueven el contrato. No es una época fácil para nosotros sino muy estresante, y a eso hay que sumarle el angustiante trámite de escoger el regalo navideño para tu suegra o el amigo secreto de la oficina. No hay salud que aguante.

Sin embargo, tenemos muy cerca una pequeña gran ayuda en ese ítem que ya desde hace años muchísimos chilenos utilizan, y es la apreciada compra online. ¡Aplausos para ella! Revisar un catálogo en scroll, comprar a un click y esperar el paquete perfectamente envuelto en la comodidad de tu escritorio es una maravilla, pero como todo en el ciberespacio, los delincuentes virtuales están a la orden del día y siempre a la caza de algún incauto que no entiende lo que está comprando o no sigue detenidamente todas las instrucciones. Que no te pase a ti. Si vas a comprar por web tus regalos de Navidad, no olvides estos cinco consejos.

Fíjate en la evaluación y comentarios

Hay mucha gente que pasa esto de largo, y no pues, atine. Una cafetera italiana a un precio barato puede ser muy tentador, pero si a la semana se desprendió una pieza y ya no sirve, te vas a querer tirar al Mapocho. Las estrellitas están ahí por algo, fíjate en ellas. No compres nada que tenga menos de 3 de 5, y si la mitad +1 de las evaluaciones se quejan del producto o servicio, la advertencia es clara. Corre lejos.

Lee la política de cambio y/o devolución

Ya sé, la respuesta mayoritaria sería “nica”, y aunque estoy de acuerdo en la lata del asunto, hay que hacerlo. Muchas veces estás comprando algo que después es muy difícil o engorroso de cambiar, que no se reembolsa en caso de falla o que no acepta devoluciones. Pasa más de lo que tú crees, justamente porque algunas empresas se aprovechan de saber que en la premura de la compra no leerás la letra chica. También se aprovechan de que casi nadie conoce lo que dice Sernac sobre las garantías legales de compra. Más Vivaldis, cabros. No porque sea una oferta vas a regalar tu plata.

Pon atención al precio total

Esta es la típica jugada sucia de algunos e-commerce. Te ofrecen un producto a un monto X, suficientemente atractivo para que le des click, pero cuando vas a pagar te das cuenta de que el monto subió, y harto. Pon mucho ojo a los impuestos, cargos de administración, despacho a domicilio y otros. A veces, entre tanta suma de anexos sale más barato hacer la compra presencial.

Paga mediante servicios seguros

PayPal, WebPay, Khipu, MercadoPago… hay varios. Muchos chilenos desconfían de la compra online porque encuentran muy riesgoso llegar e ingresar los datos de tu tarjeta de crédito en cualquier parte, y bueno, no los culpo. Los fraudes electrónicos son reales y más vale ser precavidos al momento de elegir dónde y cómo pagar. A menos de que el sitio web donde estás vitrineando sea de tu absoluta confianza, nunca pagues por transferencia electrónica directa a una cuenta nominativa (de una persona en lugar de una empresa). Eso generalmente huele a estafa. Intenta comprar siempre en e-commerce validados y que ofrezcan reconocidas (y seguras) plataformas de pago a sus clientes.

Saca pantallazos

Una cosa es el mail de ‘compra exitosa’ que generalmente las empresas te envían luego de hacer el pago –con la descripción de lo que acabas de comprar–, pero otra cosa es que te envíen lo que realmente compraste. Si el dichoso mail no es detallista, después no tienes cómo alegar que compraste una carcasa verde pero te llegó una azul. Saca pantallazos en las últimas dos etapas de la compra, donde aparezca muy bien la descripción técnica del producto y ojalá la foto de referencia. Son un excelente respaldo en caso de emergencia.

No aceptes paquetes abiertos o adulterados

Es de perogrullo decirlo, pero no falta el que por despistado, apurado o ansioso, lo recibe no más y firma el comprobante al repartidor. Después de firmado muchas empresas no aceptan cambios, y la lógica indica que si te llegó el envío en dudosas condiciones de traslado, muy probablemente el contenido también esté en dudoso estado (o no está, porque el producto fue robado y reemplazado por un elemento contundente que equivalga en dimensión y peso. Sí, sucede). Está la opción de revisar el paquete en presencia del despachador, pero no siempre se puede. Es mejor simplemente rechazar la entrega, tomar fotos del paquete como llegó y hacer el reclamo.

La compra online es una fantástica herramienta para el chileno estresado, así que úsenla con astucia y no le dejen el camino fácil a estafadores o empresas abusadoras. ¡Empoderamiento virtual!

 

 

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente