Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Cote1

Científicos transfieren la memoria de un caracol a otro

23-05-2018
La investigación podría llevar a un tratamiento para el alzhéimer.

Cote1

Imagínate ser capaz de transferir tus recuerdos a otra persona, poder compartir memorias, eventos, sensaciones, cosas que nunca has vivido pero que están ahí. Increíble, ¿no?

Un grupo de científicos de la Universidad de California en Estados Unidos realizaron una investigación en la que probaron, con éxito, transferir una memoria epigenética de un caracol marino a otro. ¿Qué es la memoria epigenética? ¿Cómo lo hicieron? ¿Cuál sería el impacto de este descubrimiento? Acá te lo contamos.

¿Qué es la memoria epigenética?

El genoma humano, la secuencia de ADN es la que contiene las instrucciones para producir las proteínas, mientras que los mecanismos epigenéticos regulan cómo y en que grado tienen que expresarse. “Así, si el genoma incluye la secuencia completa del ADN, el epigenoma, se refiere al conjunto de elementos que regulan la expresión de los genes sin alterar la secuencia de ADN”, aclara el sitio de la Revista Genética Médica. Todas las células del cuerpo tienen el mismo material genético, pero todas ellas no expresan los mismos genes. Las marcas epigenéticas actúan como una memoria para la célula.

¿Cómo los científicos hicieron este descubrimiento?

Agarraron caracoles marinos, específicamente de la especie Aplysia, y a algunos les dieron una serie de descargas eléctricas suaves por varias horas, para implantarles un recuerdo. A otros los dejaron como grupo de control. Esta especie se caracteriza por tener un sistema nervioso con muchas neuronas grandes, lo que facilita implantarles electrodos fácilmente. Cuando recibían estas descargas, los caracoles se contraían, como un mecanismo de defensa ante el peligro, lo que fue aumentando y sensibilizándose más y más con las horas (al final se contraían incluso cuando los tocaban con la mano).

Después de eso les extrajeron su ARN a ambos grupos, tanto a los que habían recibido las descargas como a los que no, y se los inyectaron a caracoles que no habían recibido ninguna descarga eléctrica. Los que recibieron el ARN de los caracoles que habían recibido descargas se contrajeron largamente, mientras los que recibieron el otro lo hicieron por apenas unos segundos.

¿Cuál sería el impacto de este descubrimiento?

Hasta ahora se entiende que la memoria a largo plazo se almacena en la sinapsis del cerebro, pero con esta investigación se descubre que en realidad se almacenarían en el núcleo de las neuronas.

El profesor David Glanzman, que participó en este estudio, explicó que estos hallazgos “están cambiando lo que sabemos sobre la memoria y podrían conducir a nuevas formas de restaurar los recuerdos de las personas con enfermedad de Alzheimer o incluso a mejorar los efectos del trastorno de estrés postraumático”.

¿Qué te parecería poder transferir tu memoria a otra persona?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente