Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Cote1

Choose Water: la botella de agua biodegradable hecha de materiales vegetales sustentables

10-05-2018
Está hecha de papel reciclado y otros componentes de origen vegetal.

Cote1

Se estima que cada minuto se venden un millón de botellas plásticas en el mundo. No hay siquiera que sacar la calculadora para darse cuenta que tenemos un problema grave entre las manos.

El consumo indiscriminado de plásticos es una de las principales causas de la contaminación mundial. Uno que otro paso se ha dado para comenzar a reducir su uso. En Chile, por ejemplo, se anunció recientemente que las bolsas plásticas que dan en comercios se prohibirán a nivel nacional.

Cuando la prohibición no es un camino viable, el reemplazo es una opción. ¿Y si cambiamos las botellas de plásticos por botellas “ecológicas”? Esta fue la idea de un joven inventor escocés: botellas que no solo no dañan al ambiente, sino que lo ayudan.

La botella ecológica

Hace dos años, el escocés James Longcroft fundó Choose Water, una compañía de agua embotellada sin fines de lucro. Todas las ganancias iban hacia la fundación Water for Africa, que trabaja en proyectos de acceso a agua potable en el continente.

Pese al loable objetivo, algo le molestaba: estaba ayudando con dinero, pero a la vez contaminando con las botellas. Hace 1 año el químico de 27 años decidió prescindir totalmente del plástico.

No fue un trabajo fácil. El plástico, aunque es un “cacho” ambiental, es barato e ideal para contener líquidos. ¿Qué podría reemplazarlo? Langcroft, luego de un periodo de investigación, llegó a la respuesta.

Parece una botella corriente, pero no se dejen engañar. Por fuera se compone de papel reciclado; por dentro tiene un recubrimiento vegetal sustentable a prueba de agua. Su producción no involucra combustibles fósiles y su proceso de biodegradación es de apenas 3 semanas en agua salada. Puede ser comida por animales sin tener efectos dañinos y, una vez descompuesta, estará ayudando activamente a la fertilidad del suelo.

“Los ingredientes son desarrollados por la naturaleza y son subproductos de industrias más grandes, lo que los hace competitivos en comparación con los plásticos”, señala el inventor.

Hablamos de un prototipo, por lo que la botella no puede ser comercializada aún. Sin embargo, Langcroft abrió una campaña de crowdfunding para dar el salto final. El dinero recaudado permitirá desarrollar nuevos moldes y comprar máquinas que automatizarán el proceso de fabricación.

La campaña, que originalmente pedía 25 mil libras (unos 20 millones de pesos chilenos), ya ha pasado su meta, con aún varios días para el cierre. “¡Mientras más recolectemos más rápido podremos poner estas botellas en sus manos y proporcionar una alternativa a los plásticos!”, escribió el inventor recientemente.

¿Podremos en algún futuro disfrutar de estas botellas en nuestro país? Langcroft piensa en grande y quiere llevar la producción a escala mundial, siempre con la filosofía de donar todas las ganancias generadas.

“Cambiar la industria será una batalla cuesta arriba, pero con el apoyo del público cambiaremos la forma en que vemos el agua embotellada”, agrega.

¿Cuánto pagarías por botella biodegradable?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente