Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Romi1

2019: ¿Y ahora qué?

02-01-2019
En este siglo XXI la tecnología se puso los patines y no se los sacó más. Los avances son cada vez más rápidos, más asombrosos. ¿Qué podemos esperar del nuevo año que comienza? Soñemos.

Romi1

¡Feliz Año Nuevo! Después de la champaña, el bailoteo y los abrazos, la rueda de la vida comienza a girar otra vez. Volvemos al trabajo, a las ganas de empezar algo novedoso y a la esperanza de seguir encontrando soluciones en un mundo de problemas o, en la visión optimista, de oportunidades. Tenemos 365 días más de desafíos. Los primeros días de enero son los mejores para hacer un poco de futurología predictiva, sobre todo porque no tenemos la presión de estar en lo cierto.

La tecnología nos ha llevado por caminos insospechados en las últimas décadas. Algunos expertos se han adelantado a ciertos desarrollos, es verdad, sobre todo a los orgánicos –como la evolución natural de las pantallas al formato táctil– pero en términos generales nadie habría podido prever el fenómeno de las selfies o el bitcoin. Me encanta que estemos obligados a dejar espacio a la sorpresa, a que de pronto todos sigan alguna moda insólita que nos saque de la zona cómoda. Ejemplos hay muchos. ¿Se acuerdan cuando a fines de los noventa todos querían un Tamagotshi?

En este convulsionado siglo XXI la tecnología se puso los patines y no se los sacó más. Los avances son cada vez más rápidos, más asombrosos y más provocadores. ¿Qué podemos esperar del nuevo año que comienza?

Gartner Inc., una empresa consultora y de investigación en tecnologías de información, dio a conocer sus predicciones en tecnología estratégica para el 2019, es decir, sugiere cuáles serían las áreas donde las empresas deberían seguir explorando e innovando para que la sociedad en su conjunto se beneficie y también para que la economía crezca y no se estanque. Win-win scenario, como dicen los gringos. Si las marcas están en esta sintonía, este año deberíamos ver avances en…

Máquinas autónomas. Gartner dice que todo aparato que piense por sí mismo –todo lo que incorpore eficientemente un sistema de Inteligencia Artificial– ya la lleva y la seguirá llevando en los años que vienen. Autos, drones, refrigeradores y todo tipo de gadgets, sin contar un mayor desarrollo del machine learning. El cielo es el límite.

Analítica aumentada. Esto se refiere a perfeccionar los métodos de cómo se compila, analiza y utiliza la inmensa cantidad de data que generamos los millones de usuarios de tecnología alrededor del mundo, tanto como para comprender mejor el comportamiento de las personas como para generar nuevos y mejores negocios acordes a las necesidades actuales. Hay ejemplos buenos, sospechosos (hola, ads de Instagram) o directamente perversos (a ti te hablo, Zuckerberg), así que hay que estar atentos.

Experiencia inmersiva. La realidad virtual y la aumentada tiene muchos adeptos y aún se sigue investigando cómo expandir sus posibilidades en diversas áreas de consumo, más allá de las más visibles como el cine o los videojuegos. Al final, toda plataforma que impulse la interacción a distancia seguirá siendo favorita.

Hay más áreas en boga, obviamente, pero éstas serían las principales. De ellas, confieso que me encantaría ver más avance en el ámbito de los autos autónomos, por ejemplo. No manejo porque soy lo más torpe de la vida y temo atropellar a alguien –o morir yo misma en el intento–, así que observo con mucha ilusión los prototipos de Google liderados por Waymo. Habrá que ver cómo resulta la iniciativa de los taxis en Arizona, pero así como autos que se manejan solos suena a locura, muchas locuras se convierten en realidad en estos días y tenemos todo un año para hacer que pasen. ¡Hagan sus apuestas!

 

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente