La hemos vapuleado constántemente a la pobre, pero acaba...