Por Rony Armijo Y quién se lo hubiese imaginado…...