Hace algunos días leí -no sin mucho asombro- un...