Seamos francos. Cuando el ciudadano corriente lee un titular...