Por Rony Armijo Sánchez “No importa que hablen mal...