Había una vez una pareja de idiotas llamados Harry...