Nada peor que abrir el refrigerador y descubrir unos...