Cuenta la leyenda que aquel teclado que hoy luce...