Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
agua

Cuando un WC puede salvar vidas

14-11-2018
Desde que renunció al liderazgo en Microsoft para dedicarse a la filantropía, pocos se acuerdan de él, pero Bill Gates sigue vigente y sin intención de jubilarse. Junto a su esposa y a través de su fundación, está utilizando su gran fortuna para seguir innovando, ya no para congraciarse entre computines, sino para salvar vidas... inventando inodoros.

agua

Esto de vivir en piloto automático nos pasa a todos. Nos levantamos como zombies apenas suena la alarma, dormitamos en la ducha, revisamos Whatsapp mientras nos lavamos los dientes, nos aferramos al tazón de café antes de salir y ya en la micro o el metro recién nos tocamos los bolsillos, rezando para no haber dejado las llaves. Hay tanto que hacemos inconscientemente o por inercia, que incluso a veces ni recordamos que hicimos, quizá porque la rutina nos tiene atrapados y domesticados, pero también porque hay una infinidad de cosas y situaciones que damos por sentadas, por obvias, sin detenernos a considerar su valor. Recién cuando hay un masivo corte de luz y el metro se queda sin servicio, nos acordamos que nunca hemos considerado un plan B para llegar al trabajo o volver a casa, por ejemplo. ¿Les ha pasado?

Ya hemos hablado de nuestra dependencia a la electricidad, a la tecnología en general, pero en realidad mi reflexión va más allá. Hay cosas aún más simples que un celular y que, en nuestra cotidianidad moderna, las consideramos base, el “desde”, y por lo mismo jamás nos ponemos en la posición de no tenerlas. Podría apostar a que la mayoría de ustedes nunca ha pensado en “qué hago si mañana no tengo zapatos”. Los zapatos son un “desde”; no se piensa, siempre están. Igual que el baño. Vuelvan al inicio de esta columna y repasen la rutina mañanera, pero ahora eliminen la posibilidad de un cuartito con agua potable, ducha, wáter y lavamanos. ¿Alguna vez lo han pensado? Estoy segura de que no. Tener un baño con lo mínimo indispensable es parte del manual de la vida contemporánea, para ti y para mí… Pero no para casi 2.400 millones de personas en el mundo.

En el año 2012, justo aquí en el blog de LG, les contaba que el magnate y confundador de Microsoft -que dejó la empresa en 2008 para dedicarse full-time a la filantropía-, don Bill Gates, había creado una “Feria del Inodoro” para que innovadores de cualquier nacionalidad compartieran sus ideas sobre cómo implementar algo tan básico como un WC en territorios donde no hay redes de evacuación de desechos o el acceso al agua es muy limitado.

¿Y por qué es tan importante? Porque 1.000 niños mueren cada día en el planeta por falta de acceso a saneamiento básico y sus consecuentes enfermedades. Lo que nosotros damos por sentado en nuestras vidas, para otros es un lujo que puede salvar la suya, y tío Bill lo entendió muy bien, jurando que dedicaría grandes esfuerzos a este grave problema. En esa instancia se llegó a prometedores prototipos, se juró seguir investigando para desarrollarlos… pero nunca más supimos en qué quedó. Hasta hoy.

La fundación de Bill y Melinda Gates anunció esta semana en Pekín, en una nueva Reinvented Toilet Expo, que tras invertir más de 200 millones de dólares en los últimos siete años en distintas iniciativas con cerca de 20 empresas, todo para lograr tecnologías de saneamiento sin alcantarillado, han derivado en dos grandes: el Omni-Processor, una planta de tratamiento a pequeña escala para procesar lodos fecales (que elimina patógenos y transforma los residuos en productos con nueva vida útil, como fertilizantes agrícolas) y el llamado “Inodoro Reinventado”, revolucionario pues no requiere de agua ni electricidad, descompone los desechos de manera limpia y segura, y puede replicarse hasta en los lugares más precarios. ¡Maravilloso!

Compañías como SCG Chemicals, Tide Technocrats y otras, socios del ex-Microsoft, estarían listas para recibir pedidos y producir a mediana escala. En este vídeo, el empresario cuenta con peras y manzanas su innovador proyecto y cómo ha resultado su implementación piloto en Durban, Sudáfrica, donde a pesar de los continuos requerimientos a departamentos de estado, no han sido escuchados y aún gran parte de la ciudad debe compartir sus calles con excrementos y fluidos. Si no es lindo de leer, imagina lo que debe ser vivirlo. Si todos los millonarios pusieran sus fortunas en pos de aliviar las urgencias del planeta (hambruna, enfermedades, educación), podríamos avanzar harto más rápido de lo que permiten los inoperantes en los gobiernos de turno, ¿no creen?

Hay tanto que damos por sentado en nuestras vidas. El metro. Los zapatos. Un baño. Lo consideramos un derecho, y efectivamente lo es, pero en las condiciones mundiales actuales y frente a tanta precariedad, no está mal que lo veamos como un privilegio. Los privilegios te hacen sentir bien pero también incomodan, pues acrecientan las injusticias y, para algunos, es el aliciente perfecto para luchar contra ellas. El magnate Bill Gates, desde el amplio y reluciente baño de su mansión, prometió que llevaría inodoros a todos los lugares donde no los hubiera. Es un ejemplo para el mundo, y estamos llamados a cuestionar nuestra comodidad incómoda. Sólo mira a tu alrededor. ¿Qué cosas/situaciones de tu día a día te parecen de sentido común que todos puedan tenerlo/vivirlo? Eso, eso es el “desde”. Como un simple WC.

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente