Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Kingsman-640x300_2

¡Vayan a ver Kingsman: El servicio secreto!

26-02-2015
Hay peliculastas que se las traen, y después está don mister Matthew Vaughn. El compadre hizo una de las comedias de fantasía más entretenidas de los últimos tiempos (Stardust), una de superhéroes ultraviolenta para todos los pailones con alma de niño (Kick-Ass) y finalmente resucitó a los X-Men cuando a nadie le importaban tanto (X-Men:

Kingsman-640x300_2

Hay peliculastas que se las traen, y después está don mister Matthew Vaughn. El compadre hizo una de las comedias de fantasía más entretenidas de los últimos tiempos (Stardust), una de superhéroes ultraviolenta para todos los pailones con alma de niño (Kick-Ass) y finalmente resucitó a los X-Men cuando a nadie le importaban tanto (X-Men: First Class). O sea, se maneja con las cosas que más nos gustan a los ñoños: Buenos personajes, mucho chistecito, escenas de acción a todo pork, y un buen rato pulento. No será de los peliculastas que se ganan Oscars ni de los que hace películas de alto impacto, pero si quieren gritar Oh My God con la boca llena de cabritas: Matthew Vaughn es el hombre.

Bueno a los que estén de acuerdo conmigo les tengo buenas noticias, porque esta semana se estrenó Kingsman: El servicio secreto, su última película y el proyecto por el cual no quiso dirigir X-Men Days of Future Past. ¿Cómo rechazas esa media pega, loco? Bueno, viendo esta película uno entiende por qué (fanfarria).

Kingsman-Hollywood-film-6-14

Kingsman: El servicio secreto se trata del rey tartamudo que es todo un gentleman. Anda vestido impecable, habla como profesor de Harry Potter, toma tecito con el dedo parado y se sabe todas las normas de etiqueta del Manuel de Carreño. En serio, este compadre nunca usaría miga de pan como servilleta, ni dejaría los huesos de pollo bigoteados, ni tomaría melón con vino a no ser que sirvan el melón con vino en una tetera de cerámica de la reina Isabel. El compadre es pura clase y la película sería una lata si el loco además no fuese un espía brígido con cualquier tecnología James Bond disponible incluyendo encendedores-granada, paraguas cibernéticos-escudo-escopeta y/o zapatos cortapluma. Yo sé que un zapato cortapluma no suena a la gran cosa, pero el momento en que lo usan es para aplaudirlo. ¡Como casi toda la película!

kingsman-jackson

 

Al igual que en Men in Black, esta cuestión se trata del Rey Tartamundo buscando un candidato para ingresar a la organización secreta de espías, y el compadre que encuentra es un inglés medio flaitongo que de gentleman no tiene nada. Así que además de toda la historia de espía con villano que quiere conquistar el mundo (Samuel L. Jackson), la película le lleva todas esas secuencias “de entrenamiento” que son siempre entretenidas de ver, con el compadre superando las pruebas que los otros pelmazos no. Es como Harry Potter ahora que lo pienso, pero en vez de varitas mágicas son pistolas, y en vez de hechizos, son pistolas. El protagonista es mucho más simpático además, y sabe parkour, cosa que el Harry Potter no podría hacer ni recitando Expertus Parkourtronus, así que ahí tienen.

¿Y saben qué más? Es FILETE la película. Si son como yo, muchos de ustedes nunca pudieron enganchar con James Bond porque el compadre era muy fome y serio para nosotros los más péndex que queríamos pura acción y pasarlo chancho. Las películas de James Bond para mí nunca estaban a la altura de los posters, o de las cosas que veía en los comerciales. Siempre terminaba aburrido. Porque claro, en el comercial salía un villano con dientes metálicos pero en la película nunca pasaba nada a la altura de un compadre con dientes metálicos. Nunca mordía un helicóptero ni decapitaba a nadie, ustedes me entienden. Acá en cambio una de las malas tiene piernas ortopédicas como espadas, y uno ve el daño que puede hacer la comadre antes incluso de verla a ella. En resumen, esta es la película de James Bond que uno siempre quiso ver cuando chico, pero que nunca existió. Hasta ahora.

El plan de destrucción del malo Samuel L. Jackson además es muy divertido y con mucho potencial de caos (no les voy a decir qué es), y uno está toda la película esperando que lo detengan, pero también con ganas de que le resulte solo para ver la mansaca que va a quedar. Y créanme que es todo increíblemente demente, y pasan cosas que si se las contara no me las creerían como por ejemplo: Una sinfonía de cabezas que explotan. ¡Diversión! En resumen, una película que tienen que ir a ver sí o sí al cine, sobre todo si están chatos de las películas de los Oscars y ya vieron la película de Bob Esponja.

Lo que sí, tengo que decir un par de cosas negativas porque mi compromiso es con la verdad, ustedes ya me conocen. Primero: No creo que esta película les guste mucho a las damas mujeres de género femenino. Todo eso de ser espía y tener juguetitos y las peleas es definitivamente fantasía de caballeros hombres varones, y aunque les gusten esas cosas esta película deja muy mal paradas a las chiquillas. Uno de los personajes más cool es mujer (la piernas de espada), pero la comadre habla re poco y es la mano derecha del villano. La otra amiga que también está entrenando para ser espía es maestra, pero llega a dar pena su rol en el climax de la película. Mal ahí. Y entiendo que el chiste del final es una crítica de cómo terminan muchas películas de James Bond, pero igual cae un poco como patada en la guata, sorry peliculastas. Así que chiquillas, por una parte tienen al Rey Tartamudo vistiendo trajes y siendo un caballero, pero por otra parte salen perdiendo. Igual yo creo que lo van a pasar mejor que en 50 Sombras de Grey, en mi opinión.

Lo segundo negativo es que por ser latinos nos llegó una versión editada de la película. Pésimo. Esta es la misma versión que vi yo y lo pasé tan bien que se las voy a recomendar igual, pero quizás deberían saber esto antes de ir al cine. Pueden leer mi reporte sobre la versión editada de Kingsman AQUÍ ¡LONK!

Pero así y todo es una película increíblemente entretenida que ojalá tenga muchas segundas partes y se transforme en la James Bond de nosotros los péndex superficiales buenos para la acción ridícula. Un brindis con melón con vino en tacita pituca con el dedo parado en su honor, Rey Tartamudo. Setecientos millones catorce mil quinientas estrellas y un Kike Morandé Award al director, por tener tanta clase.

[youtube_sc url=”https://www.youtube.com/watch?v=kl8F-8tR8to”]

kingsman02

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente