Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
LdfzsdgG

Tres razones por las que amamos a TrueCaller

19-07-2018
Disponible para Android desde el 2009, esta app de identificación de llamadas llegó para hacer nuestras vidas más felices. Se apoderará de tu smartphone y gastará un poco más de tu batería, pero la amarás, y hay más de tres razones.

LdfzsdgG

En los tiempos de apogeo de los teléfonos fijos, te llamaban a la casa y era fuente de alegría familiar. Era la forma más moderna de conectividad en Chile hasta principios de los 90. ¿Quién no tuvo el CTC blanco con teclado negro? Si jugaste al 141 varias veces al día para que una grabación te dijera la temperatura y la hora exacta, me vas a entender. Y si el teléfono sonaba, no quedaba otra que contestar. Era imposible saber quién estaba al otro lado, y si bien podías ignorar el incesante ring ring, cabía la posibilidad de que fuese importante así que preferías no correr riesgos. Al final contestabas y no era más que la empresa Wuanchunflei haciéndote preguntas sobre marcas de yogures. Demonios.

Lo bueno y bonito del siglo XXI no es que los teléfonos fijos estén a punto de entrar al museo de las telecomunicaciones –igual los echaremos de menos-, sino que gracias a la tecnología móvil hemos podido colgarle el cascabel al gato y así avanzar en la erradicación de eso que a todos nos pone de malas: el spam.

Aquí es donde aparece TrueCaller. Disponible para Android desde el 2009, esta aplicación gratuita de identificación de llamadas llegó para hacer nuestras vidas más felices. No fue hasta el año pasado que tuvo un alza explosiva de usuarios, sumando varias mejoras que la posicionaron como un trozo de software indispensable en nuestros smartphones. Quizá estás leyendo esto y ya la tienes, así como 250 millones de personas en el mundo, pero como aún hay quienes no conocen sus bondades y soy una buena persona, se las resumo en tres.

tue caller

1. No más llamadas desconocidas

¿Cambiaste de número y querías pasar piola llamando a tu ex? Te pillamos poh, compradre. Basta que uno solo de tus contactos te tenga archivado y descargue la app, para que tus datos ya estén en conocimiento de todos los usuarios. Fácil.

TrueCaller asegura tener una base de datos de más de 3.000 millones de números, así que casi nadie se escapa. Si no te conozco y nunca hemos hablado, igualmente tu nombre me aparecerá prístino en pantalla al primer tono. Mala suerte para los ociosos con complejo de espías rusos.

2. No más promos

Qué pérdida de tiempo son. Ya me hincha los ovarios que las empresas que utilizo cotidianamente me ofrezcan lo que no les he pedido –“Tenemos una tercera línea adicional sin costo para usted”-, imagínense cuando me llama una empresa cuyos servicios no he utilizado jamás y simplemente compraron mis datos en el mercado negro.

Enfrenté a una ejecutiva de banco una vez. Qué por qué me estaba llamando, que cómo había obtenido mis datos. “Me los dio un contacto suyo”. Le pregunté quién. Me cortó. Además de hacerle el gesto del dedo medio antes de colgar, gracias a TrueCaller pude editar el nombre asociado al número, identificando así a la empresa, las cuales generalmente te llaman de un fijo no registrado o de un móvil dinámico supuestamente irrastreable. No es necesariamente spam, pero al menos los deja en evidencia y me da la posibilidad de responder o no.

3. No más cobranzas

Este ítem es tan despreciable como las promos, pero agrega tensión y realmente puede arruinarte el día. Si recibes una de estas –y sobre todo en horarios inmorales- puedes etiquetar el número como spam e incluso bloquearlo. Si suficientes usuarios lo etiquetan así, la próxima vez que te llame aparecerá en pantalla en una gran etiqueta roja, y ya sabes, las etiquetas rojas no se responden. Además, el resto de los usuarios sabrá que ese número es spam gracias a ti. Muy bonito. Aquí también entran las campañas políticas y las encuestas, pero ni el candidato más majadero te llama tanto como la casa comercial que quiere cobrarte algo.

Con esto no estoy incentivando la irresponsabilidad ni mucho menos, tampoco que estrujen la tarjeta de crédito y después no sepan cómo van a pagar ese nuevo computador a chorrocientas cuotas. Si eres de esos, te mereces que te llamen a las ocho de la mañana un domingo. Aquí le hablo a los ordenados que cumplen con la fecha e igual los llaman. “Quisiera informarle que su boleta ya fue emitida y está lista para cancelar. ¿La recibió en el correo?”. Soy Millennial, carajo. Todo lo pago online y de forma automática a través de la web de mi banco. El papel mata árboles y los callcenters matan mi paciencia.

TrueCaller tiene varias otras características que puedes navegar apenas la descargues, y para que funcione correctamente, es importante que aceptes todos los permisos que te pide al momento de instalar. Sin miedo, dale. Entrará a cada recoveco de tu smartphone y gastará un poco más de tu batería por mantenerse en segundo plano, pero mejorará tu vida en retorno. Pasando y pasando.

No es un servicio infalible, claro, ya que depende de la información fidedigna de los usuarios, pero confío, quiero confiar, porque si hay algo transversal en la humanidad es el odio por las llamadas indeseadas.

¿O no?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente