Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
[Lollapalooza] Y así vivimos el segundo día de festival

[Lollapalooza] Y así vivimos el segundo día de festival

04-04-2011
Post escrito por Carmen Duarte*. Fotos por Diego Duarte Cereceda y Terra.cl. Ya con el excelente primer día de Lollapalooza, donde 50 mil personas parecieron estar de acuerdo que había sido una experiencia memorable, las expectativas para la jornada final eran tan grandes como la cordillera de los Andes. Con una parte importante del publico

Post escrito por Carmen Duarte*. Fotos por Diego Duarte Cereceda y Terra.cl.

Ya con el excelente primer día de Lollapalooza, donde 50 mil personas parecieron estar de acuerdo que había sido una experiencia memorable, las expectativas para la jornada final eran tan grandes como la cordillera de los Andes. Con una parte importante del publico jugando de visita, asistentes con su mejor pinta de domingo (llámesele un estilo despreocupadamente rockero con shorts, raybans y muchos jirones en los pantalones) y familias enteras que deambulaban bajo el sol, el ambiente estaba para grandes eventos. Porque quedaba claro que este festival, con muchas de las bandas elegidas con pinzas para hacer de esto una experiencia total, era lo que Santiago -después de tanto tiempo- finalmente se merecía.

Partimos el día con Javiera Mena en LG Stage. Vestida como una heroína de una película sci-fi de los 70, entregó un show reluciente con una súper banda donde estaban Gepe en batería, Diego Morales en guitarra y con el sonido impecable a cargo del productor Cristián Heyne. Y quedo clarísimo que Javiera está para grandes cosas: que tuviera la posibilidad de mostrarse en un escenario como Lollapalooza solo confirma su status de estrella en ascenso.

Almorzamos en un restorán con todas las fuerzas de la ley que custodiaban el Parque O’ Higgin’s. Pero poco sabíamos que esas mismas fuerzas harían que el recital en el Tech Stage de Devendra Banhart, el hippie carilindo, estuviera a punto de colapsar. Con lleno total mucho antes que partiera el show, el ambiente empezó a tensarse con los cientos de entusiastas que esperaban por entrar. Atrás en el backstage Devendra precalentaba su voz y su banda nos contaba de lo mucho que les había gustado el pastel de choclo sin darse cuenta que afuera llegaba la policía montada.

El show partió con cientos de fans frustrados en las puertas, lo que dejó en evidencia la grave falta de previsión de la productora al calcular la asistencia a lo shows de ese escenario. Del folk cosmopolita de Devendra nos vamos al que para muchos habría de convertirse -sin exageración- en EL concierto del festival.

The Flaming Lips en el Coca Cola Zero Stage contó con una energía contagiosa, la participación incondicional del publico y un Wayne Coyne magnético como pocos; The Flaming Lips hizo un recital para los fans que incluyó para su deleite al cantante dando vuelta en un burbuja en el publico, subido arriba de oso de felpa humano para cantar o animando a su escuadrón de baile con el signo de rock and roll en las manos. Si un festival se hace a punta de entusiasmo y buenas vibras, The Flaming Lips demostró que en eso, son simplemente los mejores.

Cumplidas de sobra todas las expectativas, era hora de chequear el sector orgánico, ir a ver el abundante merchandising y mover la cabeza al ritmo de Los Pulentos, junto a un centenar de niños amigos de los beats en Kidzapalooza. Un rápida pasada por Thirty Seconds to Mars en Coca Cola Zero Stage, que nos hizo apreciar algo más las habilidades de Jared Leto como actor. Y de ahí pasar a la penúltima parada con Jane’s Addiction en el Claro Stage. El show del dueño de casa, con Dave Navarro en las guitarras y dos mujeres voladoras contorsionistas que dejaron a medio publico con la boca abierta. Devoción garantizada para una banda que representa como pocas ese espíritu noventero del cual surgió Lollapalooza.

Y ahí, al broche de oro. El chico malo del hip hop, que es bastante decir al pensar en el prontuario de algunos: Kanye West en el Coca Cola Zero Stage. Con su actitud de estrella y cadenas de oro que probablemente valen más que la casa de muchos, hizo un show que requirió paciencia para la llegada de hits. Pero cuando los entregó, pareció valer la pena. Ver a una estrella que está en su mejor momentoy que deja traducir algo de esa locura mediática que lo rodea.

Un gran final para Lollapalooza, que permitió a miles de personas ver algunos shows que están entre lo mejor de sus categorías y tener un primer acercamiento de lo que es un festival en las grandes ligas. A cruzar los dedos que se repita.
———————————————————————————————————————————————-
*Carmen Duarte es desde 2001 colaboradora y parte del comité editorial del sitio web especializado en música independiente Super45.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente
por Cristian Labarca
Concuerdo con mariana y punto sobre el show de Javiera Mena, de hecho lo vimos juntos :P. Para mi lo mejor The Flaming Lips, pero lo mejor de lollapalooza junto a The National. Kanye West me desilusionó, era como ver tv, así que entré a ver a Armin Van Buuren y quedé en shock, ahí lo pasé muy bien.
por Guido Cabrera
Me lo perdí :( Para la próxima no más :P
por mariana y punto
The Flaming Lips era lo que personalmente más esperaba y fue lo más emocionante. También quedé feliz de por fin haber visto a los Fother Muckers en vivo y de ver el mejor show que le he visto a Javiera Mena... y todo eso el mismo día de ver a Kanye y bailar con Stronger es algo alucinante =)